martes 27.10.2020

Las obras del vivero de empresas siguen paralizadas y corre peligro la subvención FEDER de 480.000€

 
El 11 de junio se adjudicaron a la empresa Mena Escabias S
Las obras del vivero de empresas siguen paralizadas y corre peligro la subvención FEDER de 480.000€
 
El 11 de junio se adjudicaron a la empresa Mena Escabias S.L las obras de construcción de vivero de empresas del Ayuntamiento de Lucena, en el Parque Empresarial Príncipe Felipe.
 
Los trabajos, con un coste de 342.021 euros más IVA, muy por debajo del precio de licitación –413.190 euros más IVA– deberían haberse iniciado hace algunas semanas. Sin embargo, la empresa solo acudió a la parcela en la que debe construirse el edificio –junto al Centro de Energías Renovables y Medioambiente– para firmar el acta de replanteo. A fecha de hoy, las obras siguen paralizadas, pese a la necesidad del Ayuntamiento de tener el centro en funcionamiento en el próximo mes de diciembre, en virtud del convenio suscrito con la Fundación Instituto Cameral para la Creación y Desarrollo de la Empresa (Fundación INCYDE), que junto al Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), financian el ochenta por ciento de la actuación con una partida de 480.000 euros.

Según Juan Pérez, que no ha querido entrar en los detalles del asunto hasta tanto sean conocidos por el resto de las formaciones políticas en la comisión prevista para la próxima semana, solo ha manifestado que la constructora exige la realización de una modificación del proyecto que permita la subsanación de distintos problemas detectados en la parcela. Pese a las distintas reuniones mantenidas entre ayuntamiento, Mena Escabias S.L. y el equipo redactor del proyecto, encargado a un estudio de arquitectura local, en la parcela no se ha movido un solo metro de tierra hasta el momento.

El ayuntamiento ha encargado a los servicios jurídicos municipales un completo estudio de la situación, que podría desembocar en la pérdida de la cuantiosa subvención concedida por la Fundación INCYDE y, por consiguiente, de uno de los proyectos más ambiciosos del equipo de gobierno municipal para este periodo.
 
Juan Pérez reconocía ayer que el tiempo apremia. La empresa se había comprometido a realizar las obras en un plazo de cuatro meses, rebajando en dos meses el tiempo previsto en el pliego de condiciones y el ayuntamiento contaba con disponer del inmueble a finales de septiembre para proceder a su equipamiento y ponerlo en funcionamiento antes de que acabe el año. El regidor lucentino indicó que, tras semanas de negociación infructuosa, “estamos estudiando todas las posibilidades legales y operativas para que el vivero pueda ser una realidad”. La próxima semana será decisiva para desbloquear el proyecto.
 
EL EDIFICIO
El vivero de empresas se situará en la parcela sobrante del Centro de Formación en Energías Renovables y contará con dos plantas, que permitirán un acceso de un edificio a otro. El inmueble estará compuesto básicamente por tres módulos –naves en planta baja, y oficinas en planta primera–, comunicados por las zonas comunes. Se trata de configurar espacios diáfanos, amplios, de recorridos claros, iluminados de forma natural.
 
En la fachada principal se pretende dar respuesta a la necesidad de esa iluminación natural tan apropiada para el edificio, así como en cubierta, con la apertura de iluminación cenital para las zonas comunes, y la creación de una cubierta invertida, que aísle a la vez que sirva de soporte a la evacuación de usuarios del salón de actos del Centro de Formación en Energías Renovables.
 
En la planta baja se contará con vestíbulo, recepción, administración, aseos, archivo, cocina-office, sala de reuniones y 3 naves con cuarto de instalaciones, aseo y almacén. En la planta primera cuarto de limpieza, sala de informática, aseos zonas comunes planta primera, 3 oficinas y archivos.