sábado 18.09.2021
Lucena Hoy

ECONOMÍA

¿Ante un nuevo "boom" económico? Lucena mira al futuro con importantes proyectos empresariales que generarán centenares de puestos de trabajo.

Sectores como el frío y climatización, embalajes, madera, sanidad, energía o logística empiezan a posicionarse como cabezas de un tejido productivo más diversificado y enfocado a la innovación y la internacionalización, aunque también se hace necesario resolver algunos problemas estructurales
cegeco 2
Interior de las instalaciones del centro logístico de CEGECO
¿Ante un nuevo "boom" económico? Lucena mira al futuro con importantes proyectos empresariales que generarán centenares de puestos de trabajo.

La puesta en marcha de la nueva plataforma logística de Cegeco & Alar en Lucena es tan solo el último capítulo del relanzamiento de la economía lucentina en los últimos años y una muestra más de la capacidad de la ciudad para reinventarse tras la última crisis económica y el frenazo en seco que ha supuesto la pandemia. 

Junto al proyecto de la firma malagueña, hace solo unas semanas se daba a conocer la iniciativa de Mirabrás Solar, de construir en el paraje de Los Dávalos una de las mayores plantas de energía solar fotovoltaica de Andalucía, sobre una superficie de 180 hectáreas de olivar, con una inversión cercana a los 60 millones de euros y la previsión de crear un centenar de empleos directos durante la fase de instalación.

A ello se suma la iniciativa de Amaveca Salud, empresa que ha invertido 57 millones de euros para transformar en uno de los hospitales mejor dotados de Andalucía las antiguas instalaciones del hotel Prestige. El hospital privado supondrá la creación de otros 350 empleos en un corto espacio de tiempo. De momento, casi un centenar de personas trabajan en el mismo, que ultima su puesta a punto para estar en pleno funcionamiento en unas semanas. La sanidad privada es uno de los sectores al alza en Lucena. Casi de forma coincidente con la entrada en funcionamiento del hospital, varias compañías han abierto en Lucena sus puertas y se espera que algunas más en los próximos meses.

hospital

Juan Carlos Martín, director del Hospital Centro de Andalucía

No queda hay la cosa. Esta semana el propio alcalde de Lucena, Juan Pérez, recordaba que varias empresas locales de sectores tan diversos como los embalajes en cartón, el frío industrial o la madera, están a punto de poner en marcha iniciativas de ampliación de sus instalaciones. El proyecto más avanzado es el de Grupo Keyter Intarcón Genaq, que en pocas semanas tiene previsto iniciar los movimientos de tierras de su nueva planta, en la zona de El Horcajo, donde invertirá 26 millones de euros en una primera fase, teniendo previsto  edificar más de 70.000 metros cuadrados que le permitirán unificar su estructura productiva y de almacenamiento, actualmente dispersa en una quincena de naves. Una vez concluidas las obras el grupo pasará de 400 a 600 empleados, 200 más que en la actualidad. 

A ello se suma el imparable crecimiento general del "cluster" del frío y la climatización, caracterizado por su capacidad de adaptación, que le ha permitido salir reforzado de la pandemia, haciéndose fuerte también en el importante nicho del frío sanitario, o la recuperación del sector del mueble, el más afectado por la crisis económica entre 2013 y 2018, que levanta el vuelo de la mano de la reactivación de las compras de mobiliario. La presencia conjunta en la próxima feria Surmueble, una de las más importantes del sector, es prueba de ello.

Ultracongeladores de Infrico

Línea de producción de ultracongeladores en Infrico

También tiene previsto ampliar instalaciones el grupo Europac, otra multinacional que desembarcó en Lucena en 2017, en este caso en el sector del embalaje en cartón ondulado, tras una inversión inicial de 9,8 millones de euros. Su previsión pasa por invertir otros 10 en los próximos años para ampliar sus líneas de producción. Los primeros proyectos en esta línea ya han obtenido el visto bueno del pleno.

Para Juan Pérez, alcalde de Lucena, la ciudad se emplaza a un nuevo "boom" empresarial, y lo hace con un tejido económico renovado y una clara apuesta por la internacionalización, la innovación y la diversificación.

Además, de ello se beneficiarán indirectamente otros sectores como la construcción y sus servicios asociados. La reactivación de este sector es evidente y la mayoría de las empresas programan ya cualquier nueva actuación a varios meses vista ante la actual carga de trabajo

Un claro efecto de todo ello es que Lucena se sitúa ya prácticamente en los niveles de empleo previos a la pandemia. A finales de febrero de 2020, un mes antes del estado de alarma, había en Lucena 4.166 desempleados. Hoy hay 4.308. La diferencia son 142 puestos de trabajo. En lo peor de la pandemia llegaron a ser casi 1.500 los empleos que se llevó el virus. Lucena mira al futuro con optimismo.

Problemas: Falta de suelo para gran parcela y suministro eléctrico

Este crecimiento empresarial de Lucena también genera dudas y una de las principales se refiere a la generación de suelo industrial para empresas de gran parcela.

Ejemplos como el del Grupo Keyter Intarcon Operations, que ha tenido que recurrir a un farragoso y lento “Proyecto de Actuación” sobre suelo no urbanizable para sacar adelante su iniciativa de unificar sus instalaciones y seguir creciendo, dejan claro que el reto existe, pese a que la ciudad cuente en estos momentos con unos 3 millones de metros cuadrados de suelo industrial disponible, tanto en polígonos consolidados como en planes parciales por desarrollar. El problema reside en el tamaño de esas parcelas, insuficientes para albergar macroproyectos como los que actualmente se barajan, con necesidad de disponer de decenas de miles de metros cuadrados.

Desde el ayuntamiento se insiste en que “existe suelo”. El problema radica en que sus propietarios no han sido capaces de desarrollarlo como estaba previsto en el PGOU. No obstante, el alcalde de Lucena indicaba que en estos momentos ya se están produciendo “movimientos” de empresas interesadas en replantear estas bolsas de suelo con el ánimo de unificar parcelas para permitir que las mismas puedan ser ocupadas por firmas con necesidad de gran superficie. Planes parciales como el I9 o el I7 podrían estar en esa fase.

La generación directa de nuevos suelos industriales es inviable para el ayuntamiento por su alto coste, más aun tras experiencias fallidas como el Parque Empresarial Príncipe Felipe, desarrollado por expropiación junto a la antigua EPSA, en el que hoy solo está edificado un cuarenta por ciento de sus más de 800.000 metros cuadrados de superficie. Esta semana Juan Pérez apuntaba a la necesidad de buscar puntos de encuentro en los que el Ayuntamiento pueda colaborar con los titulares del suelo para que esos planes parciales salgan adelante.

El otro reto es el suministro eléctrico. La solución debe venir de la construcción de la nueva subestación de Cabra, que parece estar en sus últimos trámites, tras una largo proceso adminsitrativo que se dilata ya por espacio de más de una década. Entre tanto, algunas zonas, sobre todo residenciales, siguen paralizadas a la espera de que el Ayuntamiento cierre los convenios con las juntas de compensación de los diferentes planes parciales que deben obtener suministro de esta nueva subestación y pagar por la parte que les corresponde. El resto de administraciones implicadas –Ayuntamiento de Cabra y AVRA– y Endesa, siguen a la espera.