Sábado 14.12.2019

Luz verde a la redacción de un nuevo Plan General de Ordenación Urbana para la ciudad

Luz verde a la redacción de un nuevo Plan General de Ordenación Urbana para la ciudad
El pleno del ayuntamiento de Lucena ha aprobado esta mañana por unanimidad el inicio de la revisión del Plan General de Ordenación Urbana, dictaminado favorablemente la pasada semana por el Consejo de la Gerencia de Urbanismo, tras el informe en ese sentido que justifica la reforma del PGOU y por tanto la redacción integral de un nuevo Plan General, solicitado en el pasado mes de julio tras acuerdo unánime del Consejo Local de Participación Ciudadana, Urbanismo y Medio Ambiente.
 
Miguel Villa, ha señalado esta mañana a LucenaHoy, que el objetivo principal de esta medida será el de adecuar la normativa vigente a la realidad socio-económica de la ciudad. El concejal de Urbanismo manifestaba que el nuevo PGOU será encargado a una empresa privada mediante el oportuno concurso público, estimándose un periodo de redacción de entre uno y dos años. En cuanto al coste del mismo, Villa indicó que, la única referencia válida es la del primer PGOU, que ascendió a unos 150.000 euros. El edil lucentino también indicó que el encargo de este trabajo se ejecutará antes de que finalice el mandato de la actual corporación municipal, aunque habrá de ser la próxima la encargada de ejecutarlo.
 
Villa ha recordado que el PGOU vigente, aprobado en 2001, "estaba pensado para una ciudad en expansión, en pleno boom económico y urbanístico con un periodo de vigencia de doce años, respondió a unas previsiones de desarrollo de suelos de primera y segunda residencia, industriales y comerciales que no se ha cumplido", por lo que el nuevo plan deberá corregir esos desequilibrios, reduciendo de forma importante el suelo urbanizable y también las normas que regulan qué y cómo se puede construir en cada zona.
 
Según reiteró Villa, con estas medidas se pretende desterrar casos como los de las pedanías de Jauja o Las Navas. En la primera, el suelo urbanizable definido en el PGOU actual es superior a la superficie del casco urbano consolidado y se incluye en una sola unidad urbanística, lo que obligaría a cualquier empresa o ciudadano interesado en construir a garantizar la totalidad de la urbanización de la zona, lo que se traduce, de hecho, en que no se construyen más viviendas pese a existir interesados en edificar.
 
Del mismo modo, en la zona de segunda residencia de Campo de Aras, existen miles de metros cuadrados de olivar calificados en el PGOU como suelos urbanizables pese a que pasarán décadas antes de que se edifiquen.
 
Otro asunto a abordar será la definición de las zonas acústicamente saturadas en el centro urbano o  la adaptación a normas de rango superior como es el Plan de Ordenación Territorial de Andalucía. Según Villa, "no se puede seguir permitiendo la acumulación de locales nocturnos en zonas en las que ya hay numerosas quejas vecinales y hay que compaginar actividad empresarial con el derecho al descanso de los vecinos".