Domingo 20.10.2019

Se inician las obras de consolidación de las Bodegas El Carmen, futuro hotel

Se inician las obras de consolidación de las Bodegas El Carmen, futuro hotel
.
Esta semana se han iniciado los trabajos de restauración de la fachada de las antiguas bodegas del Carmen. El edificio, que albergó las bodegas de Don Alejandro Moreno, se encuentra desde hace años en un estado de semiabandono. La crisis actual ha hecho que se vaya postergando la iniciativa de los propietarios del inmueble, el Grupo Empresarial Santamaría, para transformar el edificio en un hotel de cuatro estrellas con 94 habitaciones.

Bernardo Santamaría, responsable de Proyectos Inmobiliarios Santamaría S.L, ha señalado a LucenaHoy, que los trabajos que se han puesto en marcha tienen el doble objetivo de sanear la fachada y eliminar cualquier posible riesgo físico para peatones y vehículos, dado que el edificio es diariamente paso obligado para centenares de alumnos del colegio público cercano.

Sin embargo, Santamaría, indicó que la empresa pretende continuar con los trabajos de consolidación general del edificio, que empieza a presentar problemas estructurales, sobre todo en sus cubiertas de madera, hundidas en su mayor parte, cuando no en estado de ruina. La intención de los propietarios es que a corto plazo esos trabajos permitan la puesta en valor del patio de la bodega y de las dependencias situadas en la primera crujía del antiguo inmueble, y que esta actuación permita un uso turístico, de ocio o restauración, siempre dentro del uso social privado otorgado por el PGOU; dejando para una segunda fase la adaptación del resto de la bodega para su utilización hotelera. La iniciativa permitirá paralizar el progresivo deterioro de la edificación, pero deberá ser objeto de una reunión previa con el nuevo equipo de gobierno y técnicos de la Gerencia de Urbanismo, que Proyectos Inmobiliarios Santamaría solicitará en unos días.

Las bodegas del Carmen se asientan sobre una parcela de 2.045 metros cuadrados y gozan de protección estructural en el PGOU. Aunque en los últimos años se han anunciado distintas iniciativas para su puesta en valor como museo o centro de restauración, el inmueble ha continuado degradándose paulatinamente, lo que ha hecho crecer la preocupación entre los vecinos de la zona, que en los últimos años incluso han denunciado los continuos desprendimientos parciales de partes del lienzo de muro y cornisas, haciendo peligroso el tránsito por esta zona.

La bodega del Carmen fue edificada en el último tercio el siglo XIX. Todo hace indicar que el edificio surgió en torno a 1860 como molino de aceite. A él pertenecería la pieza que configura el acceso principal del edificio y la nave de bodega originaria. Ya durante el siglo XX, el edificio paso a ser lagar y bodega, con zona de oficinas y despacho de vinos en el acceso principal, bodega de crianza en la nave original, a la que se agregó una nueva pieza con acceso exterior, destinándose parte del mismo a bodega de conos, hoy desaparecida por la reciente construcción de una promoción de viviendas.

El proyecto hotelero propuesto parte de la conservación estructural de los cascos de bodegas y la primera crujía del edificio actual, construyendo nuevos cuerpos en el interior, encerrando así un patio central. Bajo rasante se propone la construcción de un aparcamiento en dos plantas que albergará alrededor de 170 plazas para vehículos, el cual se realizará mediante un complejo sistema de recalce de los muros a conservar.

Se propone como uso principal la realización de un hotel de 94 habitaciones con categoría de 4 estrellas, con unos usos complementarios de Salón de Celebraciones  para 300 personas en la nave central de la bodega, más otros 200 comensales en el patio. En planta baja también se incluye un restaurante abierto al público para 150 comensales y en planta primera encontramos un restaurante solo para uso de los huéspedes del hotel (150 comensales).

Un gimnasio y zona de aguas en planta segunda sirve como uso complementario al hotel, abierto al público.

Finalmente en la terraza encontramos un restaurante mirador con capacidad para 220 comensales, junto a una piscina y SPA, desde el cual se obtienen las mejores vistas de la ciudad.

El presupuesto de contratación de las obras asciende a  9.974.209,54 €
.
.