lunes 10.08.2020

Trabajo aprueba el ERTE de Urende que afecta a la tienda de Lucena

Trabajo aprueba el ERTE de Urende que afecta a la tienda de Lucena

.
La Dirección General del Ministerio de Trabajo e Inmigración ha dado este martes el visto bueno al expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) que ha propuesto la empresa cordobesa Urende, y que afectará durante dos meses a 390 empleados de los 700 que componen la plantilla y supondrá el cierre –al menos durante los dos próximos meses– de 12 de las 22 tiendas que la entidad tiene en España, entre ellas la de Lucena, con sus 13 trabajadores.

Así lo ha confirmado el secretario general de la Federación de Comercio de UGT Córdoba, Antonio Vacas, quien indicó que  "ahora todo el material de las tiendas que se cierran se empezará a mandar a las que se mantienen abiertas".

Los trabajadores de Urende acogen con "satisfacción" el ERTE para dos meses, porque reduce de 450 a 390 los empleados afectados y finalmente serán diez y no seis las tiendas que se mantienen abiertas, al tiempo que esperan que "se consiga la viabilidad de la empresa y retome el vuelo".

Las diez tiendas que se mantienen abiertas son la de Córdoba capital, Tomares (Sevilla), Málaga, Jaén, Granada, Huelva, Almería, Vícar (Almería), Jerez de la Frontera (Cádiz) y Ciudad Real; situación que para el representante sindical supone "un paso atrás de repliegue de la empresa, pero que se espera que sirva para dar después un paso adelante".

El ERTE tiene una duración de 60 días y los 390 empleados afectados recibirán de la empresa un complemento de 400 euros lineales, 100 euros para los empleados que a la finalización del ERTE permanezcan en la empresa, como complemento al desempleo, y 300 que se sumarían a las futuras indemnizaciones para las extinciones definitivas de contrato.

Los sindicatos califican el trámite como "balón de oxígeno" que le dan a la empresa, en situación de preconcurso de acreedores y con una deuda de 180 millones. Mientras, el sindicato CCOO ha pedido que los trabajadores de las tiendas que sean adquiridas por otro operador o cadena de electrodomésticos sean subrogados en sus condiciones laborales, como principal requisito para seguir adelante con las negociaciones entre empresa y sindicatos.
.
.