Miércoles 11.12.2019

Un 80% del comercio local presenta barreras arquitectónicas para personas con discapacidad

Un 80% del comercio local presenta barreras arquitectónicas para personas con discapacidad
 
Un ochenta por ciento del comercio lucentino tiene barreras arquitectónicas para personas con movilidad reducida y un doce por ciento de esos establecimientos presenta dificultades importantes para poder adaptarse incluso en el caso de que sus propietarios tuviesen la intención de hacerlo. Los datos los aportaba esta mañana Juan Vallecillo Orellana, presidente de la Asociación de Minusválidos Frasquito Espada (AMFE), en el transcurso de la presentación de la campaña "Comercio Accesible Lucena", financiada a través del Plan de Excelencia Turístico-Comercial del Plan de Regeneración del Casco Histórico de Lucena e impulsada desde la delegación municipal de Servicios Sociales, con la colaboración de los establecimientos adheridos al Centro Comercial Abierto y a propuesta de la CAEBAUT, comisión municipal en la que se integran los distintos colectivos locales relacionados con la discapacidad.
 
El concejal de Urbanismo, Miguel Villa, indicaba hoy que se trata de una campaña que busca la concienciación de los empresarios del comercio y hostelería locales y adelantaba que desde Urbanismo se esta trabajando en la propuesta de elaboración de un Plan Estratégico de la Accesibilidad y se estudiará la posibilidad de que los establecimientos que opten por eliminar sus barreras arquitectónicas puedan acceder a algún tipo de ayuda oficial, aunque el asunto deberá ser concretado por la próxima corporación municipal.
 
Por su parte, Carlos Villa manifestaba que "la accesibilidad es un derecho de las personas que ven su movilidad reducida y garantizarla será próximamente una obligación legal para todos los establecimientos oficiales a través de una normativa europea, además de una oportunidad para incrementar su negocio y una forma de mejorar la imagen del comercio, como socialmente responsable". 
 
Además de la publicidad insertada en marquesinas de autobús, el ayuntamiento distribuirá unos distintivos que lucirán en sus puertas los establecimientos libres de barreras arquitectónicas y los propios colectivos integrados en la CAEBAUT visitarán aquellos locales que presentan problemas de accesibilidad para explicar personalmente a sus responsables los principales problemas detectados y la forma de subsanarlos.
 
En este sentido, Juan Vallecillo explicó que, en la mayoría de los casos, se trata de pequeños arreglos o reparaciones como la sustitución de escalones de 15 o 20 centímetros de altura por rampas homologadas, cuya reparación tiene un pequeño coste económico. Según Vallecillo "el centro de Lucena ya es accesible en su mayor parte tras las obras, por lo que ahora solo queda que también lo sea el comercio local".
 
En ese sentido, Antonio Rabasco, presidente del Centro Comercial Abierto de Lucena, aseguraba que "el comercio de Lucena es solidario y es de justicia que los establecimientos sean accesibles" y se adapten a una ley que, indicó, "incumplen en la mayoría de los casos por desconocimiento" por lo que mostró su confianza en que "en un breve plazo de tiempo sea una realidad poder hablar de un comercio local accesible".
 

Comentarios