lunes 13.07.2020

Veinte de cada cien lucentinos en edad laboral no tienen trabajo

Veinte de cada cien lucentinos en edad laboral no tienen trabajo
.
Veinte de cada cien lucentinos y lucentinas con edades entre 16 y 64 años no tienen trabajo. Un 20,17% de la población activa lucentina carece de un puesto de trabajo en estos momentos. Las 5.714 personas que engrosaban las listas del paro a finales de abril han hecho que por vez primera la tasa de paro registrado supere el listón del veinte por ciento de paro en Lucena. El porcentaje de personas sin empleo en nuestra ciudad es similar a la media provincial y se coloca dos puntos por debajo del registrado en la capital cordobesa, que se mueve en torno al 22%.
 
No obstante, Lucena es el municipio con mayor índice de paro en toda la Subbética Córdobesa, donde solo localidades cercanas cuya población ha estado fuertemente vinculada a las industrias lucentinas del mueble como Benamejí o Encinas Reales se acercan a esos porcentajes situándose en torno al 16% de paro, y muy lejos de los porcentajes de entre un 7 y un 8% de localidades como Iznájar, Zuheros o Palenciana. Lucena, otrora motor económico de toda la comarca, hace subir la media de paro de la Subbética por encima del 16%.
 
Entre las localidades de mayor tamaño de la provincia, Lucena tiene la segunda tasa de paro registrado más alta, tras Puente Genil, que ostenta un 20,93%. Tras Lucena figuran Montilla, con un 19,15%; Pozoblanco con un 18,77%; Cabra con un 17,03%; Baena y Priego, en torno al 15,5% y Palma del Río, con un 12,36%.
 
Los peores datos absolutos corresponden al Valle del Guadiato, con una tasa de paro global del 26%, diez puntos más que la Subbética, y localidades como La Granjuela o Los Blázquez, por encima del 32%.
 
Desde el comienzo de la peor fase de la crisis económica en el año 2008, hace cinco años, el paro ha crecido un 143,7% en nuestra ciudad, pasando de los 2.344 parados registrado en el SAE en abril de 2008 a los mencionados 5.714 actuales, una cifra que nos coloca a las puertas de los 6.000 parados, cifra que, se no cambiar drásticamente las circunstancias y teniendo en cuenta el histórico de datos podría superarse en los meses de verano, los peores en lo que a destrucción de empleo se refiere en Lucena.
.