martes 04.08.2020
Lucena Hoy

BODEGA DE LOS VÍBORA

VÍDEO: El ayuntamiento no convocará el concurso de ideas para las Bodegas Víbora anunciado en 2019 por las necesidades derivadas de la pandemia

César del Espino apunta a la realización de una actuación de adecentamiento del atrio de entrada al edificio.
Estado en el que se encuentran parte de las instalaciones de las antiguas bodegas
Estado en el que se encuentran parte de las instalaciones de las antiguas bodegas
VÍDEO: El ayuntamiento no convocará el concurso de ideas para las Bodegas Víbora anunciado en 2019 por las necesidades derivadas de la pandemia

El futuro de las Bodegas Víbora de Lucena sigue siendo una incógnita, mientras continua el paulatino deterioro del edificio. Si hace una semana el PP ponía el acento sobre la situación de ruina de lo que queda del inmueble, adquirido hace más de doce años por el ayuntamiento y sin un objetivo de uso definido desde entonces, ayer era el concejal de Obras y Servicios Operativos, César del Espino, quien dejaba en suspenso la convocatoria del concurso de ideas sobre la recuperación y puesta en valor de las antiguas bodegas anunciado a finales del pasado año y que el consistorio tenía la intención de abrir a la participación de estudios de arquitectura de toda España, incluyendo como premio la redacción del anteproyecto, proyecto y posterior dirección de obra.

Así las cosas, todo apunta que no será la actual corporación la que consiga la rehabilitación integral del edificio y su puesta en uso. “El problema es que los 1,7 millones de euros que se han derivado a paliar los efectos de la pandemia sobre la economía y las familias de Lucena nos ha obligado a paralizar muchos asuntos pendientes. Es un proyecto muy importante y era importante iniciarlo al comienzo de la legislatura. El concurso de ideas era un punto de partida pero en estos momentos las circunstancias invitan a ser prudentes y priorizar la atención a otras necesidades más urgentes”, señalaba ayer el edil y arquitecto lucentino.

Sí mantiene el ayuntamiento su intención de actuar en la limpieza y desinfección del atrio de entrada al edificio, cuyo aspecto y situación ha sido objeto de numerosas interpelaciones al equipo de gobierno en los últimos años por parte de la oposición y de las quejas del vecindario debido a los puntuales desprendimientos de sectores del muro perimetral y la techumbre, la acumulación de escombros y la suciedad acumulada.

Respecto a estos últimos, César del Espino mantiene que “incluso aunque se cayese todo el edificio no existiría problema alguno para los edificios colindantes”.

El ayuntamiento invirtió en la adquisición de este edificio 1,6 millones de euros, tras exigir sus propietarios su expropiación ante la imposibilidad de que estos lo mantuviesen de acuerdo con el Plan General de Ordenación Urbana que establece su protección integral. A esa cantidad se sumaron posteriormente 1,2 millones de presupuesto de la actuación sobre el mismo de la escuela taller, que no pudo cubrir la totalidad de los objetivos de obra, dejando el inmueble en su situación actual, desprotegido al carecer de uno de sus muros laterales.

Según estimaciones del equipo de gobierno, la finalización de las obras supondría un gasto adicional de unos 3 millones de euros, aunque este extremo deberá determinarlo el concurso que por ahora no será convocado. Como futuros usos se han apuntado los de centro cultural, centro cívico, edificio administrativo, hotel y sala de celebraciones, jefatura de la Policía Local o centro de día de mayores.

Y todo apunta a que 2021 tampoco será el año de las Bodegas Víbora. Del Espino ya explicaba ayer que “los presupuestos municipales del año que viene sufrirán un recorte importante en casi todas las delegaciones como consecuencia de la situación actual y esto va a condicionar bastante cualquier actuación”.