miércoles 25.11.2020
Lucena Hoy

OBRAS

VÍDEO: Concluyen las obras de la primera fase del cementerio musulmán ‘Al-Yussna’ de Lucena

Las obras han sido ejecutadas por la empresa Promociones Moral Pareja SL, por un importe total de 79.200 euros. Aún resta la adaptación del terreno par la ubicación de 80 unidades de enterramiento en suelo.
Concluye la primera fase del cementerio musulmán de Lucena tras una inversión de de 79.200 €
VÍDEO: Concluyen las obras de la primera fase del cementerio musulmán ‘Al-Yussna’ de Lucena

El ayuntamiento de Lucena recepcionará en los próximos dias la primera fase de la construcción del Cementerio Municipal Musulmán ‘Al-Yussna’, que ha ejecutado la empresa Promociones Moral Pareja SL, por un importe total de 79.200 euros y que ha supuesto la construcción de un edificio que hará las funciones de recepción, sala de depósito de cadáveres, sala de espera, aseos y almacén, parte del vallado perimetral de la parcela triangular de 1.642 metros cuadrados sobre los que se ubicará esta necrópolis consagrada al rito musulmán y la construcción de las puertas de acceso a la misma y una pequeña rampa exterior para la entrada de vehículos funerarios.

Según ha explicado el concejal de Cementerios, César del Espino, "pese a estar prácticamente concluidas las obras del edificio, a falta de su recepción, aún resta por ejecutar la construcción de las unidades de enterramiento, una fase más compleja, porque requerirá de la elaboración de un reglamento municipal adicional para incluir este rito funerario, para lo que en los próximos días vamos a ponernos en contacto con la comunidad musulmana para desarrollarlo y adoptar decisiones".

Con respecto a la segunda fase, que contempla la construcción de 80 unidades de enterramiento en suelo, César del Espino, indicó que, por el momento no ha sido licitada, añadiendo que el cementerio no entrará en funcionamiento hasta que no estén finalizadas la totalidad de las obras.

Junto al reglamento se aprobará una ordenanza municipal similar a la existente para el resto de los cementerios municipales en la que se estipularán las tasas para las inhumaciones que se produzcan en el mismo.

El edil lucentino ha señalado que el cementerio musulmán "no será un gueto ni un recinto funerario cerrado aislado, sino un espacio abierto en todo momento", de forma que no exista una segregación física entre las dos religiones.

Este cementerio ha venido siendo demandado por la comunidad musulmana establecida desde hace muchos años en nuestra ciudad –donde cuenta también con una mezquita–. De hecho, la nominación de esta necrópolis, incluida en el recinto del Cementerio Municipal San Jorge, fue aprobada por el pleno municipal del Ayuntamiento de Lucena en julio de 2019 por unanimidad, atendiendo la solicitud presentada ante el consistorio por el presidente de la Comunidad Islámica de Lucena, Abdessalam El Hinda Amalal.

Según datos del padrón municipal de primeros de año, en Lucena existe una población estable compuesta por casi dos mil habitantes procedentes de países que profesan la religión musulmana, que, en caso de fallecimiento tienen que optar en muchos casos por repatriar el cadáver a su país de origen para que pueda ser enterrado según sus ritos y costumbres. Actualmente solo existen dos parcelas funerarias consagradas al rito musulmán en la provincia de Córdoba, situadas en la capital –Cementerio de Ntra. Sra. de la Salud– y en la localidad de Almodóvar del Río –Cementerio Municipal de San Fernando–.

Las leyes españolas reconocen a los ciudadanos la libertad de culto y el derecho a recibir una sepultura digna, de acuerdo con los ritos de cada confesión, y hacen referencia al derecho de la comunidad islámica de España a recibir parcelas para realizar sus enterramientos, así como las medidas que les permitan observar sus ritos funerarios, que incluyen la ceremonia del lavado y purificación de los cadáveres según los preceptos islámicos, tras la cual los musulmanes envuelven a sus fallecidos en un sudario blanco y los introducen en un ataúd, que se sepulta en tierra, orientado a la Meca.