Miércoles 13.11.2019
Lucena Hoy

URBANISMO

El edificio de la calle Flores que entraña riesgo de derrumbe será demolido en los próximos días por orden municipal

El concejal de Urbanismo, César del Espino, ha señalado hoy que por lo que en este caso "la seguridad tiene que estar necesariamente por encima de la conservación del inmueble".
El edificio de la calle Flores que entraña riesgo de derrumbe será demolido en los próximos días por orden municipal

La denuncia pública de algunos vecinos a través de este periódico sobre el lamentable estado de conservación del edificio situado frente a la Biblioteca Pública Municipal en la calle Flores de Negrón, y lo avanzado de las gestiones puestas en marcha por el ayuntamiento de Lucena con la empresa propietaria para la actuación inmediata sobre el mismo, determinaron el pasado viernes el corte al tránsito rodado por esta vía de acceso a la judería lucentina y propiciará en pocos días la demolición integral del edificio, pese a que el mismo goza de protección en el Plan General de Ordenación Urbana, que obliga a sus titulares a la conservación de la fachada.

Así lo ha anunciado esta mañana el concejal de Urbanismo, César del Espino, que indicó que el informe técnico –realizado de forma subsidiaria por el ayuntamiento de Lucena ante la pasividad de la empresa– ha determinado la ruina inminente del inmueble y la necesidad de proceder a su demolición inmediata, que la propiedad podría ejecutar en las próximas horas, a la espera de que se firme el correspondiente decreto.

Se da la circunstancia de que fue el propio técnico de la empresa el que solicitó el pasado viernes a la policía local el corte al tráfico peatonal de la calle, que se mantiene a día de hoy, obligando a clausurar el acceso principal a la biblioteca municipal, que se está realizando desde el patio lateral.

Cesar del Espino ha indicado que de esta forma se pone fin a una situación que se ha mantenido durante muchos años y que la solución adoptada responde al interés general ante el riesgo real de derrumbe de la fachada después de que se hayan ido hundiendo algunos techos y elementos interiores a lo largo de los últimos años, por lo que en este caso "la seguridad tiene que estar necesariamente por encima de la conservación del inmueble".

El ayuntamiento deberá determinar si procede la apertura de algún tipo de expediente sancionador contra la empresa, así como si la promotora deberá observar algún tipo de consideración en cuanto al diseño del nuevo edificio de viviendas y oficinas anunciado en dicho solar, para que el mismo sea acorde con el entorno de esta tradicional calle de la judería lucentina y respete la estructura del que será demolido.