domingo 18.04.2021

PATRIMONIO

Ni robada, ni perdida. La escultura del "Niño del Coso" está siendo restaurada por la Delegación Municipal de Patrimonio debido a su mal estado de conservación

Los primeros trabajos han determinado que la pequeña escultura no está realizada en bronce, sino en hierro fundido con una lámina exterior,, por lo que presumiblemente se trate de una fiel copia de otra anterior, ubicada en los jardines del antiguo Palacio de Medinaceli
Fuente del Niño en El Coso
Fuente del "Niño del Coso", actualmente en restauración
Ni robada, ni perdida. La escultura del "Niño del Coso" está siendo restaurada por la Delegación Municipal de Patrimonio debido a su mal estado de conservación

La Delegación Municipal de Patrimonio procedió la semana pasada a la retirada de la pequeña escultura del "Niño del Coso", ubicada en una de las esquinas de este céntrico parque lucentino. La pieza ha sido trasladada a los almacenes de este área municipal, donde va a ser sometida a una restauración integral, dado su pésimo estado de conservación, según ha indicado a LucenaHoy la edil de Patrimonio, Mamen Beato. 

La pequeña escultura había sido sometida a lo largo de los últimos años a sucesivos repintes con pintura industrial y presentaba restos de óxido en distintos puntos, hasta el punto de que cabeza y brazo se han desprendido del resto tras su retirada, debido a la extrema fragilidad que presentaba la composición, según ha explicado Beato. Los trabajos están siendo realizados por el equipo de la delegación, al que se ha sumado recientemente un restaurador a través del programa de empleo Plan Aire, de la Junta de Andalucía. 

Según han indicado a este periódico fuentes de la delegación, los primeros trabajos han determinado que la pequeña escultura no está realizada en bronce, sino en hierro fundido con una lámina exterior, posiblemente de plomo, por lo que presumiblemente se trate de una fiel copia de otra anterior, que se habría ubicado originalmente en los jardines del antiguo Palacio de Medinaceli, colindante con el paseo. Según las mismas fuentes la escultura, que representa a un niño –posiblemente una representación de la divinidad pastoril Altis, vinculada a la naturaleza– que sostiene una concha de rocallas desde donde vierte el agua, dataría de finales del siglo XIX o primeros del siglo XX.

En una primera fase se está procediendo a la retirada de las sucesivas capas de pintura aplicadas sobre la imagen. Posteriormente se utilizarán distintos tratamientos de fijación y limpieza y se recompondrá el conjunto para volver, tras su completa restauración, al mismo lugar del Paseo del Coso donde ha permanecido en las últimas décadas, aunque no recuperará su función de fuente para mejorar su conservación. 

Mamen Beato ha indicado que se está planteando realizar algunos cambios en el entorno, utilizado por algunos desaprensivos como urinario público, con el objeto de preservar la integridad de esta tradicional y querida pieza del patrimonio local, cuya ausencia desde hace unos días, había levantado todo tipo de especulaciones sobre su paradero, pese a haber sido anunciada su retirada desde las redes sociales del consistorio lucentino.