jueves 28.01.2021
Lucena Hoy

PATRIMONIO

Vox denuncia el retraso que acumula la anunciada actuación "urgente" en las cubiertas de "La Tercia"

La situación del desprendimiento en las cubiertas se ha agravado tras las últimas lluvias
La situación del desprendimiento en las cubiertas se ha agravado tras las últimas lluvias
Vox denuncia el retraso que acumula la anunciada actuación "urgente" en las cubiertas de "La Tercia"
Jesús Gutiérrez, concejal de Vox en el Ayuntamiento de Lucena ha denunciado a través de una nota de prensa “la pasividad del equipo de gobierno" en relación con la anunciada actuación de reparación urgente de las cubiertas de los antiguos alfolíes ducales del paseo del Coso, popularmente conocidos como "La Tercia". Según Gutiérrez "la cubierta sigue derrumbándose y agravándose su situación con las lluvias” y los trabajos anticipados por el concejal de Urbanismo, César del Espino, aún no se han iniciado, por lo que esta formación política se pregunta “¿para cuándo las actuaciones de urgencia anunciadas?" y denuncia que "parte de la cubierta, construida con cañas y materiales de poca calidad, permanece hundida con riesgo de desprenderse por las lluvias, por lo que, si no ponen remedio, pronto se convertirá en un nuevo solar en ruinas”.

Según Gutiérrez “se trata de una parte de nuestro patrimonio municipal, que merece atención, pero que parece no interesarle demasiado a nuestro equipo de gobierno, que incumple sus compromisos sin poner en marcha la rehabilitación y mantenimiento de este emblemático lugar”

En este sentido, el concejal de Vox también ha recordado el anuncio de la realización de un estudio para dotar de uso a distintos edificios que integran el patrimonio municipal “como es el caso de La Tercia, que aún espera conocer su destino, otro compromiso incumplido puesto que desconocemos las conclusiones de dicho estudio”.

“Lucena, los lucentinos y nuestro patrimonio no merecen esta desidia del equipo de gobierno municipal, y reclamamos su puesta en valor en pro de nuestra ciudad”, concluye Gutiérrez, recordando que la obligada adquisición de este inmueble histórico mediante expropiación supuso para las arcas municipales un coste superior a los 600.000 euros.