martes 16.08.2022

Curro Lucena: «Si una obra de Mozart no se cambia, una soleá de Triana tampoco»

Curro Lucena: «Si una obra de Mozart no se cambia, una soleá de Triana tampoco»
Curro Lucena: «Si una obra de Mozart no se cambia, una soleá de Triana tampoco»
.
Por su interés, reproducimos en nuestras páginas este artículo sobre nuestro paisano Curro Lucena aparecido el pasado sábado en el diario Sur, que firma R. Sotorrío, con motivo de la actuación del cantaor en el III Bienal de Arte Flamenco de Málaga.
 
 
Curro Lucena es tajante: «Si una obra de Mozart no se cambia, una soleá de Triana tampoco». Respetuoso con los clásicos, el veterano cantaor cordobés (Lucena, 1950) defiende el cante tradicional, «el que aprendí de los viejos, unas personas superiores a nosotros». La herencia de algunos de esos maestros está presente en su último álbum, el que hace el número once de su discografía: '40 años y sigo aprendiendo (1972-2012)'. «Porque la vida no se sabe del todo hasta que se acaba», declara el artista, que ayer inauguró en el Centro Cultural Provincial un ciclo de recitales en el marco de la III Bienal de Arte Flamenco de Málaga. El cantaor presentó el álbum junto al guitarrista Ángel Mata.
 
Curro Lucena celebra con este trabajo sus cuatro décadas en activo, desde que se publicara su primer disco en 1972. «No pensaba grabar más, pero me animé por este aniversario», reconoce. Además, a sus 62 años, Francisco de Paula Luna Navarro está en plena forma «de voz y de mente».
 
En '40 años y sigo aprendiendo' se permite hacer algún que otro «experimento» e introduce cantes que nunca antes había grabado como el garrotín o la alboreá. Interpreta además la copla 'Mi niña Lola' y 'La Saeta' de Serrat. Mantiene el hilo con la tradición arrancándose por peteneras de La Rubia, los cantes de Lucena, las rondeñas o los fandangos de Pérez de Guzmán. Acaba con un cante «muy serio»: el martinete.
 
En su opinión, «en la actualidad no hay capacidad para crear en el flamenco». Lo que es importante es ser buenos cantaores, «pero las grandes obras de los clásicos no se fusionan». Asegura que lo que se presenta como nuevo flamenco son en realidad «cosas aflamencadas».
.

Comentarios