domingo 16.01.2022

Fiesta gitana en la Plaza Nueva con el recital flamenco de Remedios Amaya (fotos)

 
No falt ni un perejil en la noche flamenca organizada por la delegacin de Cultura del ayuntamiento de Lucena en la Plaza Nueva y la magia del duende sali de paseo por Lucena, para deleite de las ms de 800 personas que tomaron asiento o asistieron de pie al espectculo que abri el flamante ganador del Concurso Nacional de Fandangos de Lucena, Antonio Haya El Jaro, acompaado a la guitarra por su inseparable Paco Gonzlez, y remat una Remedios Amaya que, treinta aos despus del cero point de su infausta barca sin control de un festival de Eurovisin aejo, demostr sobre el escenario porqu recibe el apodo de Camarona de Triana y porqu el siempre recordado cantaor de la Isla de San Fernando deca de ella que era una de sus cantaoras preferidas
Fiesta gitana en la Plaza Nueva con el recital flamenco de Remedios Amaya (fotos)
Fiesta gitana en la Plaza Nueva con el recital flamenco de Remedios Amaya (fotos)
 
No faltó ni un perejil en la noche flamenca organizada por la delegación de Cultura del ayuntamiento de Lucena en la Plaza Nueva y la magia del duende salió de paseo por Lucena, para deleite de las más de 800 personas que tomaron asiento o asistieron de pie al espectáculo que abrió el flamante ganador del Concurso Nacional de Fandangos de Lucena, Antonio Haya “El Jaro”, acompañado a la guitarra por su inseparable Paco González, y remató una Remedios Amaya que, treinta años después del “cero point” de su infausta “barca” sin control de un festival de Eurovisión añejo, demostró sobre el escenario porqué recibe el apodo de “Camarona de Triana” y porqué el siempre recordado cantaor de la Isla de San Fernando decía de ella que era una de sus cantaoras preferidas.
 
Remedios Amaya demostró que a sus cincuenta y pocos años está que se sale. Derrocho simpatía, manifestó su amor por Dios en una parrafada contestada con sucesivos “Amén” por los muchos gitanos de la comarca que no quisieron perderse su presencia en Lucena, y, sobre todo, gustó con su arte y su raza flamenca a un público que apludió y jaleó sus cantes y sus arranques al baile.
 
La gitanita trianera de pelo lacio y mirada dulce, hermana de otros nueve chiquillos, subió al escenario de la Plaza Nueva a media familia Amaya para montar una auténtica fiesta gitana por bulerías, tarantos, tangos y jaleos extremeños. Los que estuvieron se acostaron ayer con una sonrisa dibujada en la boca y la certeza de haber disfrutado de una corta pero buena noche de flamenco, sin ortodoxias, pero flamenco.
 
Destacar que la actuación llegaba a Lucena patrocinada por el programa de la Consejería de Cultura “Enrédate".
 
Les dejamos algunas imágenes de la misma.