miércoles 01.12.2021

Unas jornadas abordan la violencia republicana y el caso Garzón (vídeo)

Unas jornadas abordan la violencia republicana y el caso Garzón (vídeo)
Unas jornadas abordan la violencia republicana y el caso Garzón (vídeo)
.
En torno a un centenar de personas han asistido esta tarde en el Palacio Erisana a las IX Jornadas de Historia: Memoria y olvido sobre la guerra civil y la represión franquista, que este año han abordado dos nuevos temas: la represión desatada en la zona controlada por los republicanos durante la guerra civil, que segó la vida de cerca de 50.000 personas y el proceso judicial a que está siendo sometido el juez Baltasar Garzón por haber intentado investigar en el año 2008 los crímenes cometidos durante la guerra civil y la primera etapa de la dictadura de Franco.

La primera conferencia, con el título La otra cara de la moneda. Las violencias en la zona republicana durante la guerra civil, ha sido pronunciada por José Luis Ledesma Vera, profesor ayudante de Historia Contemporánea de la Universidad de Zaragoza. Ledesma ha destacado que la violencia en la zona republicana fue una "copia inversa" de la que de desarrolló en la zona franquista, aunque marcó diferencias, tanto cuantitativas como cualitativas a la hora de compararlas. Según el profesor Ledesma "mientras que en la zona franquista la violencia acabo con la vida de entre 80.000 y 100.000 personas durante la guerra y más de 40.000 una vez concluida la misma, en la zona republicana las últimas cifras apuntan a unas 50.000 víctimas, a falta de cerrar los datos de Madrid". En Andalucía esas cifras se elevan a unas 8.400 en la zona republicana, fundamentalmente en las provincias de Almería y Málaga y en los reductos republicanos de Granada, Jaén y Córdoba,  por más de 48.000 en la zona dominada desde el inicio de la sublevación por las tropas sublevadas. Ledesma indicó que "mientras que la violencia en zona franquista estaba planificada, auspiciada y dirigida desde la cúpula militar, en la zona republicana responde en su mayor parte a actuaciones puntuales de pequeños grupos y comités locales y se acentuó durante los primeros meses de la guerra, en forma de reacción puntual contra la desencadenada por el golpe de estado y fundamentalmente contra el clero, aristócratas y terratenientes". En este sentido, destaca el hecho de que un tercio del clero de provincias como Jaén, Granada, Almería o Málaga fuera víctima de las milicias republicanas.

En cualquier caso, según este profesor de la Universidad de Zaragoza, las cifras de la represión en la zona republicana están muy lejos de las que se difundió con fines propagandísticos el bando franquista, llegando a hablar de "más de 200.000 mártires", pese a utlizar en algunos casos mecanismos de represión como las "sacas colectivas, masacres de presos al abandonar un pueblo ante el avance enemigo o represalias contra presos por bombardeos", destacando como momento más negro de esa represión la muerte de más de 2.500 presos en Paracuellos. 

José Luis Ledesma concluyó indicando que, pese a las diferencias, "puede que haya guerras justas, pero lo que desde luego no hay es ejercitos justos".
.
{youtube}-vJTpqNmJWY{/youtube}


EL CASO GARZÓN, A EXAMEN
La segunda conferencia de las Jornadas fue la titulada La búsqueda de la verdad y el caso Garzón y fue impartida por Araceli Manjón-Cabeza Olmeda, profesora titular de Derecho Penal de la Universidad Complutense de Madrid e investigadora del Instituto de Derecho Comparado de la misma Universidad.

Araceli Manjón-Cabeza, de padre lucentino y experta penalista, ha ocupado el cargo de magistrado suplente de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional y ha publicado distintos artículos sobre la causa que el Tribunal Supremo tiene abierta por la investigación que realizó el juez Baltasar Garzón de los crímenes cometidos durante la Guerra Civil y la posguerra. En su ponencia, Manjón-Cabeza aseguró que "El Supremo ha hecho una aplicación torcida del derecho y de la figura de la prevaricación para eliminar a un sujeto molesto como Garzón".  La penalista lucentina indicó que "El Supremo no sólo dice que no es correcta la instrucción que Garzón hace del caso de los crímenes de la Guerra Civil, sino que asegura que es un delito".

Para Araceli Manjón-Cabeza "las tres causas que se siguen en el Tribunal Supremo contra Garzón tienen dos objetivos, el primero suspenderle, ya conseguido y el segundo neutralizarle o condenarle, habiendo avanzado una u otra causa en función de que pudieran ser útiles a dichos fines". La ponente añadió que, a su juicio, la verdadera razón de esta "persecución" contra Garzón, no es su intención de investigar los crímenes de la Guerra Civil, sino la relacionada con el Caso Gürtel. No obstante, aseguró que los hechos demuestran que en España siguen existiendo muchos obstáculos para "buscar la verdad" de la sucedido durante este trágico periodo de nuestra historia reciente y reparar a las víctimas "representando el juez Garzón el mejor ejemplo de ello". La consecuencia de todo esto, según Araceli Manjón-Cabeza, "ha sido el descrédito de la Justicia española a nivel internacional, tras el enome prestigio que esta había adquirido gracias a causas como la seguida por el propio Garzón contra Pinochet".

Las jornadas han sido inauguradas por el alcalde, Juan Pérez, que ha destacado el hecho de que las mismas no suponen coste económico alguno para el ayuntamiento, ya que desde 2008 se financian íntegramente con una subvención de la Consejería de Justicia y Administraciones Públicas de la Junta de Andalucía en materia de recuperación de la Memoria Histórica, subvención con la que no se contará para el próximo año. Por su parte, el concejal de Cultura, Manuel Lara, significó que esta subvención también permitirá  la edición del libro Pensamientos y vivencias de un gañán, del lucentino Juan Miguel Caballero, que será presentado en el mes de noviembre.
Mañana domingo les ofreceremos algunos fragmentos de ambas conferencias en formato de vídeo.
.

.

.
.