viernes 30.10.2020

Las jornadas funerarias judías corroboran la capitalidad de Lucena en Sefarad (fotos y vídeo)

Las jornadas funerarias judías corroboran la capitalidad de Lucena en Sefarad (fotos y vídeo)
.
'Hace mil años aproximadamente, Lucena era la capital de Sefarad'. José Luis Serrano, escritor granadino y catedrático de Filosofía del Derecho, sostuvo y razonó esta sentencia durante las II Jornadas 'El Mundo Funerario en Sefarad'. El Palacio de los Condes de Santa Ana, la Necrópolis Judía y el Palacio Erisana fueron este miércoles los escenarios que proporcionaron actividades literarias, necrológicas y musicales.

El alcalde de Lucena, Juan Pérez, inauguró, a las 17:00 horas, la iniciativa junto a Manuel Lara Cantizani, concejal de Cultura, Turismo y Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de Lucena. El edil excusó la ausencia de Lluís Guinó, alcalde de la ciudad gerundense de Besalú y presidente de la Red de Juderías de España. El político catalán le transmitió a Lara Cantizani 'la importancia' de Lucena y 'el papel de futuro' que ha de desempeñar para 'atraer turistas' y para que sea conocida a 'nivel nacional y mundial'. Al terminar las alocuciones, se proyectó el vídeo promocional de la red de Juderías de España.

Seguidamente, Lara Cantizani presentó la novela 'La Alhambra de Salomón', una obra firmada por José Luis Serrano. El autor granadino indicó que para la Lucena actual lo más relevante es saber que durante la etapa andalusí este núcleo era 'una ciudad', no una villa. 'Una ciudad muy próspera y con la categoría de ciudad-estado, es decir, en ella solo habitaban los judíos, y los cristianos y los musulmanes debían vivir extramuros', agregó.

El catedrático de la Universidad de Granada insistió en que Lucena, hace mil años, fue una 'fuente de sabiduría' puesto que incluía en su territorio la yeshivá, la academia judía, equivalente a la Universidad actual, de una importancia y una proyección cultural 'enormes'. Finalmente, José Luis Serrano apuntó que, tras la descomposición del Califato de Córdoba, en el año 1009, emergen los reinos de taifas, pero Lucena continuó representando una ciudad-estado porque el territorio estaba vinculado con el poder.

A continuación, a las 18:30 horas, Yamin Bittan Benzaquen, rabino principal de la Comunidad de Melilla, pronunció la conferencia 'El mundo funerario en la Edad Media en Eliossana'. El presidente de la Funeraria Hebrea melillense dijo que los judíos entierran y 'la tierra es eterna'. 'Lucena era un centro judío grandísimo y albergaba un centro talmúdico. Luego, los estudiantes se marchaban para el norte de España y de Europa para enseñar la Torá'. En conclusión, el rabino aseguró que Lucena era 'un punto de referencia, una ciudad de sabios y de estudiantes del talmud'.

En cuanto al reenterramiento en la necrópolis judía de Lucena, del que se cumplieron dos años este 18 de diciembre, aclaró que se supo que allí descansaban judíos porque estaban colocados con la misma posición, mirando con los pies al este, hacia Israel, y con las manos pegadas al cuerpo. 'El reenterramiento fue muy respetuoso, cada uno metido en una tumba y en una fosa pequeñas, a ras de suelo'. Hasta Lucena se desplazaron, por aquel entonces, rabinos de Madrid, Barcelona, Melilla, Málaga, Torremolinos y un grupo especializado de Inglaterra, todos ellos amplios conocedores y obedientes de la Torá.

Por último, para cerrar las actividades en el Palacio de los Condes de Santa Ana, Manuel Lara Cantizani, edil de Cultura lucentino; Daniel Botella, arqueólogo municipal; y Antonio Cruz Casado, director de la editorial Hanukilla, anunciaron la edición del libro 'La Necrópolis Judía de Lucena'.
 
Actividades musicales
Las actividades "académicas" se completaron con una visita guiada a la necrópolis judía de Lucena, en el trasncurso de la cual y por primera vez en este recinto funerario, el Coro Elí Hoshaná interpretó tres piezas musicales recuperadas de la liturgia de los judíos sefardíes.
 
Posteriormente, en el Palacio Erisana, tenía lugar un concierto en el se mezclaba la música Klezmer y los "kantes" populares sefardíes de la mano de dos formaciones lucentinas, la recién nacida Netilat Klezmer, compuesta por profesores de conservatorio como Javier Delgado, Ángel Moreno o Primitivo Buendía, y profesionales de amplia experiencia en el mundo de la música como Manolo de Lucena o Román Carmona. El grupo dejó sobre el escenario cinco temas de variada procedencia en los que mezclan  la tradicional música de celebración judía, procedente de los países del este europeo con el flamenco o el jazz. El grupo se estrenaba ayer ante el público con un rotundo éxito y también mostraba la que será su indumentaria, con el original sobrero judío, realizado por la prestigiosa empresa sevillana Fernández y Roche, que provee estos tocados a las comunidades judías de Israel o Nueva York y que, tras conocer el proyecto del grupo, quiso sumarse al proyecto regalando los costosos sombreros.
 
Cerraba el concierto el Coro de cámara Elí Hoshaná "Ciudad de Lucena", que repasó algunos elementos de la liturgia sefardí para concluir con cuatro "kantes" populares, incluidos en su primer disco "La Perla de Sefarad", de reciente aparición. A destacar la brillantez de sus polifonías "a capella" y su labor de recuperación de la música tradicional sefardí a través del contacto con estudiosos de estos sonidos, valores que les han valido a la formación que dirige Antonio Rodríguez la obtención del certificado de calidad "RASGO", que otorga la Red de Juderías de España "Caminos de Sefarad", en la categoría de Oferta Cultural y de Ocio, premio que ayer les entregaba el concejal de Cultura, Manuel Lara Cantizani, tras finalizar su actuación.
 
Les dejamos algunas fotografías y un vídeo que recoge fragmentos de la actuación del Coro Elí Hoshaná en la necrópolis y de Netilat Klezmer en el Palacio Erisana, como colofón de esta noticia.