martes 25.01.2022

Unicaja deposita en el Museo Aracelitano un óleo de la Virgen del XIX

Unicaja deposita en el Museo Aracelitano un óleo de la Virgen del XIX
Unicaja deposita en el Museo Aracelitano un óleo de la Virgen del XIX
.
 Unicaja, a través de su Obra Social, ha presentado y depositado en la Casa Museo de la Virgen de Araceli, un lienzo de gran tamaño (1,45 x 2,00 m) de la Patrona de Lucena perteneciente a los fondos artísticos de la entidad financiera, que permanecerá expuesto al público en la localidad cordobesa. El cuadro de la Virgen de Araceli, Patrona de Lucena y del Campo Andaluz,  está datado en el siglo XIX y se ha sometido a un minucioso proceso de restauración por la empresa malagueña Aetos Restaura.

La presentación del lienzo de la Virgen de Araceli ha tenido lugar hoy en Lucena, en la Casa de la Virgen, en un acto al que han asistido el Director de la Obra Social y R.S.E. de Unicaja, Felipe Faraguna; el Director de Coordinación de la Red de Unicaja, Francisco Correal; y el Hermano Mayor de la Real Archicofradía de María Santísima de Araceli, Antonio Crespillo, entre otros representantes de la entidad financiera como de la Cofradía. Según explicó Faraguna, la restauración del lienzo de la Virgen de Araceli y su depósito en la Casa Museo de la Virgen de Lucena se enmarca en el interés de Unicaja por promover la protección y difusión del patrimonio histórico-artístico en su ámbito de actuación y de acercarlo al público, en este caso a ltodos los lucentinos.

El lienzo de la Virgen de Araceli permanecerá en la Casa Museo de la Virgen de Lucena, cedido por la Obra Social de Unicaja y para que pueda ser visitado por el público, durante un período de cinco años renovables. El lienzo, que está datado en el siglo XIX y es de autoría anónima, se ha restaurado para favorecer su conservación y que pueda exponerse eal público. El cuadro, que está pintado en la técnica de óleo sobre lienzo, representa a la Virgen de Araceli en su iconografía tradicional y con el atuendo habitual de manto, saya o falda y corpiño, además de guarda rostros, rostrillo y corona, que impuso la moda al uso entre las señoras nobles de comienzos del siglo XVII, momento en que toma cuerpo la costumbre de vestir a las imágenes. En este caso la imagen viste el tradicional manto verde de fiesta, recuperado en el año 2007 y encargado por la cofradía en 1882.

El cuadro, que ya ha quedado instalado en la segunda planta de la Casa-museo de la Virgen,  ha sido definido por Antonio Crespillo como "uno de los más grandes retratos conocidos de la Virgen de Araceli y uno de los más hermosos".
.
.