martes 04.08.2020
Lucena Hoy

PLENO MUNICIPAL

VÍDEO: Ciudadanos "matiza" sus denuncias sobre acoso laboral y recibe el reproche del resto de grupos por menoscabar la imagen del ayuntamiento con sus declaraciones

Ciudadanos asegura que "no se entendieron" sus críticas y retira la moción que llevaba al pleno
Un momento de la sesión plenaria de ayer en el Palacio Erisana
Un momento de la sesión plenaria de ayer en el Palacio Erisana
VÍDEO: Ciudadanos "matiza" sus denuncias sobre acoso laboral y recibe el reproche del resto de grupos por menoscabar la imagen del ayuntamiento con sus declaraciones

El grupo político municipal de Ciudadanos "matizó" en la sesión plenaria de ayer la denuncia sobre la existencia de acoso laboral en el seno del ayuntamiento de Lucena –realizada el pasado día 16 ante los medios de comunicación– y retiró la moción que anunció entonces para mejorar el actual protocolo de actuación ante este tipo de situaciones.

Según explicó el portavoz de la formación naranja, Jesús López, "no se ha entendido correctamente lo que quisimos decir". Así, indicó que "nunca hemos afirmado que existan cien casos de mobbing y mucho menos en la actualidad, sino que, en base a la información, a la documentación y al conocimiento que tenemos de como funciona el mobbing laboral, estimamos que en estos cinco años, se han podido ver afectados por un episodio de acoso laboral" ese número de trabajadores.

Sí ratificó López su afirmación sobre la existencia de diez casos concretos "de los que tenemos constancia porque así lo hayan manifestado los propios trabajadores" y en los que incluyó "los que han llegado a la vía judicial, los que están en fase de instrucción y otros expresados por escrito y comunicados al ayuntamiento y que por causas que desconocemos no trascendieron", comprometiéndose a trasladar estos últimos al concejal de Personal, José Pedro Moreno.

El portavoz de Ciudadanos también aclaró que cuando habló la pasada semana de la existencia de un caso en el área de Turismo no se refería a ningún trabajador de la misma, sino de una fundación que gestiona recursos turísticos locales y de la que el Ayuntamiento es copatrono.

En cuanto a la retirada de la moción, López señaló que su grupo se ha reunido en los últimos días con sindicatos como USO y CSIF, que han manifestado su voluntad de realizar aportaciones a la redacción de un nuevo protocolo, y la predisposición del resto de grupos políticos a abordar esta cuestión en el seno del Comité de Seguridad y Salud, por lo que "tenemos la obligación de llevar esta propuesta a dicho foro para consensuarla" ya que "no queremos un protocolo de Ciudadanos, sino de todos", afirmó el portavoz naranja.

REPROCHE GENERALIZADO DEL RESTO DE GRUPOS

Sin embargo, pese a los "matices", Ciudadanos se llevó de la sesión el reproche del resto de grupos.

José Pedro Moreno, concejal de Personal del Ayuntamiento de Lucena fue contundente al afear a López sus declaraciones: "Usted se ha equivocado, no se puede ir primero a los medios y después a negociar. Con sus palabras ha puesto la integridad del alcalde, del ayuntamiento y de la corporación a los pies de los caballos". Moreno incluso llegó a afirmar que, con sus afirmaciones, el portavoz de Ciudadanos podría incurrir en un delito de calumnias, tipificado en el Código Penal y reiteró que "desde el minuto uno, cuando se ha tenido conocimiento de un caso, se ha actuado y usted lo sabía", por lo que pidió a esta formación una rectificación y le emplazó a tratar estos temas en el Comité de Seguridad y Salud, restando crédito a la afirmación de Jesús López de la existencia de un ofrecimiento del PSOE para negociar, indicando que "no hay que modificar un protocolo que tiene los mecanismos suficientes" para atajar cualquier caso de acoso laboral y urgiendo a Ciudadanos a trasladarle "los casos que según usted hay".

Francis Aguilar, portavoz del PP, manifestó el rechazo de su grupo a la propuesta de Ciudadanos, asegurando que "no compartimos ni el fondo, ni las formas" y recriminando a este partido que sus declaraciones "han hecho mucho daños a trabajadores y a representantes políticos de este ayuntamiento" para concluir señalando que "nunca hemos mirado para otro lado" poniendo como ejemplo el caso de un trabajador del área de Deportes, al que se ha abierto expediente precisamente tras una denuncia de Aguilar y en el que se ha personado el propio PP. Para los populares "existe un protocolo de 2017 donde todos los grupos pudimos hacer nuestras aportaciones".

Miguel Villa (IU) afeó a López que en sus declaraciones del día 16 hiciese una acusación generalizada de "mirar para otro lado" ante situaciones conocidas de acoso "a todos los políticos",  asegurando categóricamente que "IU jamás lo ha hecho" y en casos como el del agente de policía, en el que los juzgados consideraron la existencia de mobbing laboral "incluso pedimos que se expedientara a los superiores". Según Villa, el portavoz de Ciudadanos "no midió las consecuencias de su intervención en los medios, trasladando a la sociedad la imagen de que el de Lucena es un ayuntamiento en el que responsables políticos o jefes de servicio acosan a los trabajadores. Nada más lejos de la realidad". Villa exigió a López que aclarase "exactamente" a qué políticos se refería o retirase esa afirmación "para no faltar a la verdad".

Por su parte, el portavoz de VOX, Antonio Hidalgo, no entró en el fondo de las denuncias formuladas por Ciudadanos y se limitó a mostrar su posición favorable a cualquier actuación que suponga mejorar los protocolos contra el acoso.

Cerrando el debate, Jesús López quiso aclarar que "en ningún momento dije que todos los políticos miraran a otro lado, eso sería una barbaridad, dije muchos políticos y me refería a algunos de ellos", aludiendo, a modo de ejemplo y de forma directa al exconcejal de Seguridad Ciudadana, Francisco Adame, en relación al caso de acoso en la Policía Local, indicando que "no estuvo a la altura de las circunstancias", palabras que le valieron una nueva reprobación, esta vez del alcalde, Juan Pérez, que pidió que retirará unas críticas en las que López se ratificó, afirmando que no constituían una acusación sino "una valoración" de su gestión de este caso.