domingo 26.06.2022
Lucena Hoy

Reunión con asociaciones feministas en el Hotel Santo Domingo

Carmen Calvo diferencia al PSOE "como la izquierda democrática que le queda a España"

Para concluir, solicitaba a Rajoy que retire a Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid, de la campaña electoral por “haber insultado tan gravemente” a Pedro Sánchez

plantillalucenahoy2016calvo
Carmen Calvo, el alcalde de Lucena, Juan Pérez; concejales y militantes del PSOE, y representantes de asociaciones feministas.
Carmen Calvo diferencia al PSOE "como la izquierda democrática que le queda a España"

Entre el “radicalismo” que ha ejercido por Mariano Rajoy en los últimos cuatros años y “los asaltos al cielo, a la luna, los cariñitos, los corazones y las sonrisas” de Unidos Podemos, la exministra de Cultura Carmen Calvo, tras un encuentro con asociaciones feministas de Lucena en el Hotel Santo Domingo, distinguió al PSOE como “la izquierda democrática que le queda a España”.

En su intervención, prefirió aguardar al lunes 27 de junio, el día después de las elecciones generales, para valorar futuros pactos porque, según aseveró, “los escaños les pertenecen a los ciudadanos. “Siento mucha perplejidad cuando veo a Izquierda Unidad y a Podemos negociar su coalición electoral, trapicheando con escaños como si ya los tuvieran”, apuntaba. Al mismo tiempo, le reprochó al candidato del PP que defienda la opción de que gobierne la lista más votada: “Yo le preguntó qué parte de la Constitución todavía no se ha leído el ciudadano Rajoy, en qué lío nos está metiendo, tendrá que modificar la Constitución el domingo por la tarde si quiere seguir lanzando esa idea”.

Por otro ello, Carmen Calvo, quien rehusó referirse a la formación política Ciudadanos en la conformación de próximos pactos, recalcó que se debe “respetar” a los votantes y valoró que el PSOE “se la haya jugado con leyes de igualdad”, dispone de “la trayectoria de sentirnos europeos” y posicionó a los socialistas como la única alternativa “inteligente, experimentada y razonada”.

En todo momento reiteró que los comicios del domingo no son unas elecciones más porque Rajoy “no ha hecho más que tomar decisiones que ponían en peligro lo más importante de la democracia, la igualdad en todos los terrenos” y aseguró que “no se puede ir de rositas”. Además, sostuvo que el Partido Popular, en estos meses, desde el 20 de diciembre, “ha estado en una situación de rebeldía incluso con respecto a las obligaciones constitucionales”. Y refutó las afirmaciones en las que Rajoy se declara moderado, exponiendo que “dime de qué presumes y te diré de qué careces”.

Así, también singularizó a su fuerza política “como la única que se presenta con etiqueta ideológica” al contemplar que “los comunistas ya no quieren ser comunistas, ni juntos ni separados, y Podemos ya no es antisistema, es socialdemócrata”.

Para concluir, solicitaba a Rajoy que retire a Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid, de la campaña electoral por “haber insultado tan gravemente” a Pedro Sánchez. Durante ayer domingo, se difundió un vídeo en el que se observa al candidato socialista haciendo el gesto de limpiarse las manos tras saludar a tres personas negras. “Como decía Luther King cuando pasan muchas cosas, nadie se acordará de quienes cometieron esas cosas, se acordarán de los que nos quedamos callados y cobardes”, manifestaba Carmen Calvo, quien también demandó a Cifuentes que pida perdón a “un ciudadano que se llama Pedro Sánchez”. Calvo recordaba que el secretario general del PSOE incluyó en su eventual Gobierno al senegalés Luc André Diouf.  Finalizando con este asunto señaló que “este país no es racista, es solidario, donde a pesar de los atentados de Atocha se reaccionó con un sentido común profundo de la democracia”.

En su intervención previa, Juan Pérez, secretario general de la agrupación socialista de Lucena, ponderó la cita de Carmen Calvo en la localidad con colectivos de mujeres como “muy intensa, gratificante e ilustrativa” y reproducía un mensaje que indicaba que “hay que salir de la crisis, pero no destruyendo la igualdad porque es sinónimo de democracia”. En este sentido, abogaba por conseguir una Ley de igualdad salarial entre hombres y mujeres, una racionalización del horario laboral y un nuevo modelo de sociedad y humano. Por último, subrayó que los socialistas apoyan “la lucha contra la violencia de género, en mayúsculas, con energía, con decisión y con vocación”.