miércoles 25.11.2020
Lucena Hoy

EDUCACIÓN

VÍDEO: El Colegio La Purísima se suma a las concentraciones contra la "Ley Celaá", que a juicio de estos centros esconde "un intento de acabar con la escuela concertada"

El Colegio La Purísima se suma a las protestas de la enseñanza concertada contra la "Ley Celaá"
VÍDEO: El Colegio La Purísima se suma a las concentraciones contra la "Ley Celaá", que a juicio de estos centros esconde "un intento de acabar con la escuela concertada"

La enseñanza concertada ha parado hoy contra la «ley Celaá» que tramita el Gobierno de Pedro Sanchez. En Lucena, el Colegio La Purísima ha expresado su rechazo hacia la Lomloe, la norma que el Gobierno está a punto de aprobar y que supone, según los centros afectados, el mayor ataque contra este modelo educativo, escondiendo –aseguran– "un intento de acabar con la escuela concertada".

A las 11:30 de la mañana, representantes de la dirección del centro, asociación de padres y madres de alumnos y del propio alumnado, se han concentrado a las puertas del colegio y han dado lectura al manifiesto de la plataforma "Más plurales", que lleva más de un millón y medio de firmas recogidas contra la nueva regulación. Posteriormente han vuelto sus caras hacia la puerta del centro y han tomado parte en los dos minutos de silencio decretados a nivel nacional.

Los centros concertados aseguran que la ley en ciernes es "fuertemente intervencionista", restringe derechos y libertades ciudadanas y atenta contra la pluralidad del sistema educativo, dotando a las Administraciones de facultades cada vez más amplias en detrimento de la toma de decisiones desde las familias.

Además estos colegios alegan que la nueva ley profundiza en el enfrentamiento interesado entre educación pública y el modelo de educación concertada, devalúa la enseñanza de la asignatura de Religión en la escuela aplicando un laicismo impropio y pone en duda la supervivencia de los centros de educación especial.

Según los centros concertados, la pluralidad educativa, la libertad de elección de centro y la formación en los valores éticos religiosos o filosóficos contribuyen a un mejor rendimiento y desarrollo integral de la persona, imponiendo "un modelo partidista e ideológico sin visión de Estado" que pretende eliminar la demanda social de los centros concertados.

Entienden los centros que "no es que la nueva Ley no haya buscado el consenso, es que por primera vez en la historia de la democracia ni siquiera se ha pretendido el diálogo" por lo que la califican como "una ley nefasta por su fondo sectario y excluyente y por su lista de agravios contra la libertad de enseñanza".

1

2

5

3

4