martes 04.10.2022

Bergillos: "Ni Griñán ni IU presionaron para que no fuese alcalde"

Bergillos: "Ni Griñán ni IU presionaron para que no fuese alcalde"
Bergillos: "Ni Griñán ni IU presionaron para que no fuese alcalde"
.
El pasado día 11 de junio se constituyeron los nuevos ayuntamientos. Si una semana antes de esa fecha hubiésemos preguntado a los lucentinos quien iba a ser su alcalde, todos habrían dado por hecho que el pacto PSOE-IUCA volvería a colocar a José Luís Bergillos como regidor lucentino por cuatro años más. Sin embargo, unos días antes este profesor de historia de 64 años –que cumplió ayer mismo– casado y padre de dos hijos, sorprendía a propios y extraños anunciando su marcha de la política municipal y cediendo el testigo de la alcaldía a Juan Pérez.
 
El día 13 de junio José Luís Bergillos volvía a su instituto, el Juan de Aréjula, y era recibido con aplausos por los alumnos de segundo de Secundaria, que no tenían muy claro si quien iba a darles una clase de historia era el alcalde de la ciudad o un profesor sustituto.
 
Ayer hablamos con él.  Se le nota relajado, el móvil no ha sonado ni una sola vez durante toda la entrevista, no ha habido interrupciones, se muestra sonriente, pero hay un cierto aire de tristeza en sus palabras, como de quien duda aún si la decisión  adoptada era la adecuada. Y es que José Luís Bergillos confiesa que aún hoy se sorprende así mismo en muchas ocasiones pensando como alcalde de Lucena.
 
- Son doce años y una expectativa no cumplida, la de gobernar Lucena cuatro años más. ¿Qué siente hoy José Luís Bergillos?
 
- Pues satisfacción, y tranquilidad, sobre todo tranquilidad. No puede imaginar lo que supone la presión y el estrés diario de saber que cientos de personas esperan que soluciones sus problemas más inmediatos y ser consciente de que esto no siempre es posible o, al menos, no con la celeridad con la que ellos lo espera. Definitivamente he ganado en tranquilidad y en tiempo libre, aunque a veces me asalta un sentimiento de tristeza. Todavía no lo tengo totalmente asimilado.
 
- Su salida de la política municipal ha sido una sorpresa para los lucentinos.
 
- Y para mi. Pero no tenía más remedio, no engaño a nadie si digo que mis planes eran otros, me presenté a las elecciones para gobernar cuatro años más, pero tenía que tomar esta decisión.
 
- ¿Qué le llevo a adoptar esta postura casi de un día para otro?
 
- Ya lo dije en mi despedida. De una parte el análisis de los resultados electorales, la pérdida de la mayoría absoluta, que asumo como una pérdida de confianza en mi persona, aunque sean muchos y diferentes los condicionantes que nos hayan llevado a estos malos resultados electorales, y de otra, y fundamental, la presión familiar. Mi familia me ha permitido ser alcalde antes que padre o esposo durante doce años, y ha llegado el momento de que me recuperen y de que yo pueda también recuperarlos a ellos.
Las negociaciones iban bien, el sábado tenía que jurar el cargo, era un compromiso para cuatro años, no podía poner excusas a mitad de la legislatura y pensé que era el momento de dar un paso atrás, con la tranquilidad de dejar la ciudad en manos de quien será un gran alcalde, Juan Pérez.
 
- Sin embargo muchos dicen que ha sido el propio Presidente de la Junta de Andalucía, su amigo José Antonio Griñán, quien le pidió personalmente que se marchara.
 
- Eso es falso. José Antonio Griñán estuvo en Lucena como tantas otras veces. Era una visita privada. Viene tres o cuatro veces cada año. Cuando le comente mis dudas fue el primero en animarme a seguir adelante y pedirme que lo meditara nuevamente. Incluso me dijo que prefería no darse por enterado. Siempre me he sentido apoyado por José Antonio Griñán como alcalde.
 
- ¿Entonces fue Izquierda Unida quien pidió su cabeza para cerrar el pacto?
 
- Igualmente falso. En ningún momento me he sentido presionado a abandonar por Izquierda Unida. Ese asunto no estuvo sobre la mesa en ninguna de las reuniones mantenidas para consolidar el pacto.
 
- ¿Cómo le han sentado las críticas de Juan Torres a la falta de debate interno en el comité socialista de Lucena tras las elecciones y a que siga como Secretario Local?
 
- Respeto a Juan Torres y tiene y seguirá teniendo todo mi afecto y consideración personal. Somos compañeros, pero eso no significa que podamos tener percepciones diferentes de una misma situación. Si hubiese dimitido como secretario local se habría generado un crisis y el PSOE de Lucena no es un partido en crisis. Los resultados del PSOE han sido malos a nivel general, pero en Lucena hemos salvado los muebles. Yo ya dimití como alcalde, pero no he sentido que el partido haya puesto en tela de juicio mi trabajo, por eso sigo adelante. Ahora entramos en un proceso de reestructuración interna abierto a todas las opiniones, incluida como no podía ser de otra forma la de Juan Torres, que siempre he considerado muy valiosa.
 
- Desde el Partido Popular el señor Gutiérrez ha insisitido que ellos ganaron las elecciones y deberían haber formado gobierno municipal. ¿Se le ha usurpado al PP la alcaldía.

- A todas luces no. Como he dicho en distintas ocasiones el PP ganó en número de votos, pero empató con el PSOE en número de concejales. Y además hay otro grupo, IUCA. Aceptar la democracia es aceptar sus reglas y una de ellas es que dos partidos pueden unir sus fuerzas para alcanzar una mayoría estable. Aquí han sido PSOE e IUCA, era lo natural, en otros sitios han sido otros, incluido el PP. Si una vez que conocemos los resultados de unas elecciones no aceptamos las normas que nos hemos dado y aceptado para participar en la democracia caemos en la tentación de pecar de antidemócratas. El PP debería de olvidar ya el resultado de las elecciones y pensar en como puede ayudar a nuestra querida ciudad de Lucena para superar esta crisis desde una oposición constructiva.

- Con el tema de los trabajadores de Hydra Gestión no se va a respetar el pacto que usted firmó con los empleados. ¿Se siente desautorizado?
 
- En política, cuando uno ya no está, los demás están en su derecho de asumir tus decisiones o no. Yo habría mantenido el pacto alcanzado con los trabajadores, creo que se le podría haber buscado un encaje legal, pero respeto la decisión que ha adoptado el equipo de gobierno. Los acuerdos entre partes se alcanzan mediante cesiones, unos ceden en unas cosas y otros ceden en otras. Parece claro que en este tema hemos sido nosotros lo que hemos cedido. Yo no se en que se han basado para adoptar la decisión de no buscar la subrogación en los términos pactados con USO, pero estoy seguro de que tendrá una justificación y de que será explicada.
 
- ¿Y que nos dice del campo de golf? Usted peleó mucho por el proyecto y ahora parece que el equipo de gobierno esta dispuesto a dejarlo en un cajón.
 
- Confió en que unos y otros –políticos y promotores– entiendan la necesidad de sacar adelante este proyecto para Lucena y el sentido común de poner de su parte para conseguirlo. Estoy convencido de que será bueno para Lucena, aportará riqueza social y económica. Ahora tengo más tiempo y voy a seguir trabajando en la medida de mis posibilidades para que los promotores subsanen las deficiencias del proyecto y para que la Junta lo apruebe. Sería imperdonable perderlo ahora.
 
- ¿Qué ha sido lo mejor y lo peor de estos doce años de alcalde?
 
- Lo mejor, sin duda, las personas que he encontrado en el camino y la posibilidad de trabajar por Lucena, de participar en la construcción de la ciudad que hoy somos, para lo peor no tengo sitio. En cuanto a los proyectos realizados, me quedo con la mejora en los centros educativos, las actuaciones realizadas para frenar las inundaciones, la nueva Ciudad Deportiva, la renovación de decenas de calles y de sus “tripas” que preparan a la ciudad para el futuro aunque sea una inversión que no luce, entre otros muchos logros. En el debe me queda la espina de no haber visto terminado el centro social sanitario, proyecto en el que he puesto toda la carne en el asador.
 
- ¿Recomendaría a alguien ser alcalde de Lucena?

- Por supuesto. Quizá no tantos años, pero si lo recomendaría. Lucena lo recompensa. Ha sido una experiencia gratificante.
 
- ¿Podrá pasar sin el ayuntamiento?

- De momento lo estoy intentando, aunque he de reconocer que he ido todos los días y seguramente seguiré haciéndolo durante un tiempo.

- Muchas gracias por esta entrevista para los lectores de LucenaHoy señor Bergillos .
.
.