Martes 22.10.2019
Lucena Hoy

POLÍTICA MUNICIPAL

Lágrimas, emoción y buenos deseos en el pleno de despedida de la actual corporación municipal, de la que solo repetirán diez ediles

Foto de familia de la corporación municipal que hoy ha concluido su ciclo de trabajo.
Foto de familia de la corporación municipal que hoy ha concluido su ciclo de trabajo.
Lágrimas, emoción y buenos deseos en el pleno de despedida de la actual corporación municipal, de la que solo repetirán diez ediles

El consistorio lucentino echó esta tarde el telón para la corporación municipal que ha dirigido los designios de la ciudad durante los últimos cuatro años.

Con apenas 48 horas de diferencia con la celebración de las elecciones municipales se celebraba este último pleno ordinario y, con él, la despedida para una buena parte de la actual corporación, de la que solo repetirán diez de sus veintiún miembros, cuatro por el PSOE, cuatro más por el PP y uno por IU y Ciudadanos, aunque este último, Jesús López, lleva tan solo dos meses como corporativo.

Ha sido un pleno de emociones a flor de piel, de lágrimas difícilmente contenidas, de abrazos y besos de amistad consolidada por el trabajo en común; una sesión para el balance y la reflexión final sobre lo que han dado de sí estos cuatro años de gobierno local que se iniciaban el 13 de junio de 2015 con la designación de Juan Pérez como alcalde de la ciudad con el apoyo de los otros ocho concejales de su grupo y de los dos ediles de IUCA.

Pero por encima de todo ha sido un pleno de despedida para once concejales, algunos de ellos con una dilatada trayectoria municipal, como María del Mar Morales y José Cantizani, con doce años en tareas de gobierno, Carlos Villa, que también ostentó durante un mandato corporativo la delegación de Servicios Sociales o Julián Ranchal y Araceli Moreno en las filas del PP, ejerciendo una oposición respetuosa y responsable.

Tampoco estarán en la nueva corporación varios miembros del actual equipo de gobierno, como Araceli Bergillos –que a duras penas pudo articular palabra en su intervención de despedida y deja un buen trabajo a cargo de la delegación de Hacienda y Régimen Interior– Encarnación Camacho y Fran Adame –hoy ausente– en la bancada socialista; Manuel Barea en la del PP; Juan Antonio Rodríguez, Chicho, en las filas de Ciudadanos o la de Vicente Dalda, que por enésima vez volvió a recoger el reproche de todos sus compañeros de corporación y hasta el apercibimiento del alcalde, Juan Pérez, tras unas referencias a la residencia Luz de Aras, consideradas inapropiadas y fuera de lugar por el resto de formaciones.

2015080312185627600

La corporación que hoy concluye, en la foto tras el pleno de investidura, el 13 de junio de 2015

La nota positiva, destacada por algunos de los que se marchan, la vuelta al plenario de Manuel Lara Cantizani tras varios meses de ausencia, los que ha empleado en luchar con valentía y tesón, pero también con la poesía y el cariño de miles de amigos como armas, contra el cáncer.

En las palabras de todos ellos el “honor” de haber tenido en estos cuatro años la oportunidad de aprender de los problemas de los lucentinos y de trabajar desde el gobierno o la oposición para resolverlos en la medida de lo posible; el recuerdo de los momentos vividos, con situaciones amables y otras especialmente duras o difíciles como la Comisión de Investigación sobre los contratos de la feria del Valle o la judicialización de la actividad municipal; y las palabras de disculpa por los posibles desaciertos o faltas de consideración hacia el adversario en el fragor de la batalla política.

Se cierra el trabajo de una corporación y empieza –en pocos días– el de otra, que desde el momento mismo en que juren o prometan sus cargos de concejales, deberán perseverar en el esfuerzo de conseguir una Lucena mejor.

Comentarios