viernes 12.08.2022
Lucena Hoy

Asamblea comarcal de Izquierda Unida en Lucena

Antonio Maíllo reclama una nueva Constitución "que recupere derechos" y defiende una IU "con mentalidad de mayoría"

Como herramienta para los propósitos de Izquierda Unidas, alabó “la confluencia con otros actores, bien políticos, como organizaciones políticas, bien del tejido social, como movimientos sociales”

plantillalucenahoy2017iu2
Momentos iniciales de la asamblea. Antonio Maíllo, junto a Miguel Villa, se dirige a los militantes.
Antonio Maíllo reclama una nueva Constitución "que recupere derechos" y defiende una IU "con mentalidad de mayoría"

“Luchando mientras tanto”. Principio de cabecera que Antonio Maíllo Cañadas, coordinador general de Izquierda Unida en Andalucía, inscribe en su biografía de Twitter y que ha guardado con especial énfasis en los últimos meses. Feliz y satisfactoriamente recuperado, presidió la asamblea comarcal que su formación convocó en la sede de Lucena y se mostró partidario de una nueva constitución para España que “blinde y recupere derechos perdidos y que configure un país, desde el punto de vista social y económico, más justo y decente”.

A los militantes de Izquierda Unida de Lucena, Palenciana, Rute, Benamejí y Encinas Reales trató de infundirles convicción para “tener voluntad y mentalidad de mayoría” y, así, generar “la ambición de llegar a todos los sectores” y “construir una suerte de poder popular que permita cambiar el mapa andaluz”.

Antonio Maíllo (Lucena, 1966) manifestaba sentirse “encantado” de regresar a su pueblo “después de todo el proceso de convalecencia”, un lapso de su vida en el que ha debido “concentrar energía en la cura”. En su alocución, explicaba que “cuando se padece una enfermedad de esta naturaleza, uno piensa muchas veces no saber cómo puede evolucionar y recuperar la normalidad se convierte, lejos de un acto ordinario, en un acto profundamente extraordinario”. El portavoz de IU en el Parlamento Andaluz agradeció efusivamente “a todos los amigos, incluso a gente que tenía menos contacto, los mensajes y los ánimos” y aseguró que le transmitieron “fuerza” al estar “tan pendientes” de él.

Previamente, Miguel Villa Luque, coordinador local de IU, realizó una breve introducción y apuntó que las reunión a celebrar en Lucena, al igual que las otras 300 celebradas en Andalucía, nacen “con el objetivo de hablar del plan de acción de Izquierda Uunida” y “consolidar” el proyecto político a través de “estrategias y puntos de vista”.

Seguidamente, Maíllo calificó estas citas como “espacios de reflexión y clarificación” a fin de adoptar “conclusiones para la acción política”. Desde su óptica, entiende que España “es un país roto, quebrado, en la garantía de mínimos vitales para las familias que no tienen ingresos, uno derecho que no le asiste el estado a las familias víctimas de la crisis”. Frente a ello, se negó a forjar “nuevos o falsos consensos con PP, PSOE y Ciudadanos” debido a que “han configurado una suerte de bloque conservador que quiere apuntalar el sistema bipartidista”.

Como herramienta para los propósitos de Izquierda Unidas, alabó “la confluencia con otros actores, bien políticos, como organizaciones políticas, bien del tejido social, como movimientos sociales” y, mediante este “instrumento”, alcanzar “las condiciones para que dentro de dos, tres o cuatro años, en España podamos tener un gobierno de alternativa y no de alternancia”. Finalmente, para Andalucía, sostuvo que “un bloque de izquierdas o marea andaluza debe disputar el gobierno al PSOE y que la alternativa no tenga que ser resignadamente el PP”.