miércoles 01.12.2021

¿Es Lucena una ciudad accesible y libre de barreras?

¿Es Lucena una ciudad accesible y libre de barreras?
¿Es Lucena una ciudad accesible y libre de barreras?
.
Los colectivos de discapacitados de nuestra ciudad consideran que la ciudad ha mejorado ostensiblemente a nivel de accesibilidad y que en esa mejora paulatina ha sido fundamental el papel jugado por la CAEBAUT, comisión municipal que desde el año 2004 ha venido proponiendo las actuaciones a realizar en el municipio en esta materia y en la que están integrados colectivos como FEPAMIC, ONCE o AMFE. No obstante, estas asociaciones consideran que aún hay mucho por hacer para que Lucena sea una ciudad libre de barreras para las personas con problemas de movilidad derivados de su discapacidad física o sensorial.

Esta es una de las principales conclusiones que pueden extraerse de la mesa de trabajo sobre accesibilidad celebrada en el Palacio Erisana en el marco de las actividades de la Semana Europea de la Movilidad, en la que tomaron parte los concejales de Urbanismo, Miguel Villa, y Servicios Sociales, Carlos Villa, la directora de la Unidad de día de FEPAMIC Lucena, Inmaculada Marín Pérez de la Lastra, y el director de la ONCE en la Subbética, José Antonio Serrano Aguilera y el técnico municipal Vicente Muñoz Ballesteros.

Inmaculada Marín indicó que se ha hecho un importante esfuerzo para que los principales edificios y enclaves dirigidos al ocio y el tiempo libre sean accesibles a cualquier persona con discapacidad, aunque la vía pública aún presenta "problemas concretos" que se intentan solventar de forma puntual. Para la responsable local de FEPAMIC también resulta fundamental la creación de una red de aparcamientos reservados para discapacitados. No obstante, Marín señaló que la eliminación de barreras no acaba con la creación de una rampa o la dotación de un ascensor para un edificio público.

Por su parte, el director comarcal de la ONCE, José Antonio Serrano, manifestó que para un discapacitado visual, hay que distinguir en función de la pérdida de visión de cada persona, así, mientras que para un individuo con escasa visión es fundamental que un paso de cebra esté bien pintado, para poder notar el contraste, para una persona que se desenvuelve con bastón es fundamental que no existan obstáculos en la vía pública. Según Serrano "se ha mejorado muchísimo, ya que antes Lucena era una ciudad insufrible para un ciego, mientras que ahora es solo complicada, ya que el rey sigue siendo el coche".  El responsable de la ONCE demandó la instalación de más semáforos acústicos o la habilitación de las páginas web municipales para que puedan ser utilizadas por personas invidentes y reclamó que se cuente con estos colectivos de discapacitados a la hora de dar el visto bueno a las obras de las nuevas urbanizaciones.

Desde el equipo de gobierno, Miguel Villa, aseguró que "contamos con un modelo de ciudad", indicando que "el mayor problema de Lucena desde el punto de vista de la movilidad sostenible es el tráfico, como corresponde a una ciudad que ocupa el segundo puesto en el ranking europeo de número de vehículos por habitante". En este sentido, señaló que el ayuntamiento está trabajando "para ir hacia una ciudad habitable, que situe al peatón como eje de la movilidad y relegue al vehículo a un segundo plano".

Según Villa, en ese própósito hay que distinguir entre las zonas del casco histórico, plenamente consolidadas y donde resulta más difícil intervenir, y las zonas de ampliación de la ciudad, donde resulta más fácil aplicar las normativas de accesibilidad.

Finalmente, el concejal de Servicio Sociales, Carlos Villa, defendió el papel decisivo de la CAEBAUT en la eliminación de barreras arquitectónicas en la ciudad e indicó que "los técnicos deben dar soluciones a los problemas que plantean los ciudadanos a través de foros como este, dentro del modelo de ciudad definido por los políticos", poniendo como ejemplo de ello la creación de nuevos aparcamientos para discapacitados o bicicletas.

Por último Miguel Villa señaló que para garantizar una ciudad libre de obstáculos, que garantice la movilidad de todos sus habitantes, independientemente de su grado de discapacidad, no solo es necesario el papel motor del ayuntamiento, sino también la voluntad de colaborar de cada ciudadano.
.
.