lunes 29.11.2021

Opinión: "Carta abierta", de Ruben García Ramos

Opinión: "Carta abierta", de Ruben García Ramos
Opinión: "Carta abierta", de Ruben García Ramos
.
Llevó mucho tiempo pensando en que sentiría cuando terminara el proceso judicial y he de decir que tengo una sensación agridulce.

Por un lado me siento aliviado porque me dan lo que me correspondía –la razón– y por otro lado siento que paga la culpa el que no le corresponde. Resulta que el condenado a pagar la indemnización es el ayuntamiento de Lucena, que representa al pueblo de Lucena, un pueblo del que he aprendido tantas cosas, que me ha enseñado una manera de vivir, que me ha hecho crecer como persona y como profesional, en el que he tenido y tendré grandes amigos, que no me han hecho nada, pero que van a tener que pagar parte de mi indemnización con sus impuestos.
No creo que sea justo.

Tengo que dar las gracias a todas las personas que nos han apoyado en momentos tan difíciles. No es fácil pasar por lo que mis compañeros y yo mismo hemos pasado, no es plato de buen gusto dar la nota y tener que ser protagonista de actos que no van contigo, pero saber que tienes la razón y que te digan que te dejan sin trabajo, que te dejan en la calle porque luchas por tus derechos y protestas, puede ser muy duro y no considero que sea justo.

Me consuela pensar que el tiempo y la justicia da la razón al que la tiene. Ahora a cada persona le corresponde valorar las decisiones que ha tomado y debería responsabilizarse de ellas, pero eso es demasiado pedir en estos tiempos en los que todo el que tiene un cargo toma decisiones sin responsabilizarse de lo que hace.

Solo espero que la justicia, con el tiempo, consiga que paguen los verdaderos responsables y que en el futuro nadie tenga que pasar por lo que mis compañeros y yo hemos pasado y, si fuese así, que se sientan apoyados como yo me he sentido para poder tener fuerzas y reclamar lo que nos correspondía por derecho.

Quiero de nuevo dar las gracias a todas aquellas personas que nos paraban por la calle, nos preguntaban, entendían por lo que estabamos pasando y nos comprendían, apoyaban las decisiones que tomábamos porque pensaban que eran justas. Eso nos dio ánimos para continuar reclamando lo que nos correspondía por derecho y que con el tiempo se nos dará.

Rubén García Ramos
.
.