Lunes 24.09.2018
Lucena Hoy

OPINIÓN

OPINIÓN: Decisión acertada, por Abderrahman El Ouazghari

OPINIÓN: Decisión acertada, por Abderrahman El Ouazghari

Este de junio hemos celebrado el día Mundial de las Personas Refugiadas que coincide en esta ocasión con la acertada decisión del Gobierno de España de autorizar el desembarco el pasado fin de semana en la costa valenciana de los 629 inmigrantes rescatados a bordo del buque Aquarius y de prestarles apoyo humanitario. 

La valiente decisión del Gobierno de España del Partido Socialista ha sido fiel a sus principios fundadores, que pasan, entre otros elementos, por la solidaridad, la libertad y el respeto a los derechos humanos. España ha demostrado con su actitud de acoger a los inmigrantes del barco mencionado, su compromiso de contribuir a aliviar el sufrimiento de quienes huyen de la guerra o del hambre. 

Desde hace unos días se viene hablando de la negativa del nuevo ejecutivo italiano y de su cara más visible, el ultraderechista Matteo Salvini, de acoger a los inmigrante del barco lo que demuestra la inacción de Europa, falta de liderazgo y de voluntad política para afrontar con éxito una determinada situación dando alas al nuevo gobierno xenófobo de Italia. 

La decisión del gobierno socialista de España de ofrecer “un puerto seguro” a estas personas y el ofrecimiento de comunidades autónomas y ayuntamientos para acogerlos, es un ejemplo de que la sociedad española se sustenta sobre valores fundamentales, como la dignidad humana, la libertad y la solidaridad. Un país que mantiene firme su compromiso con la vida, mientras la xenofobia y la barbarie se extienden por Europa y EEUU, es el mayor motivo de orgullo. 

La inacción de Europa o su falta de determinación frente a las medidas más coercitivas e inhumanas del gobierno italiano nos alejan de estos principios, nos deshumanizan como sociedades y nos condenan a una cierta sensación de "fracaso" del proyecto europeo en el cumplimiento de derechos, libertad, justicia, solidaridad y Estado de derecho. 

La gestión acertada del Gobierno del PSOE respecto a la crisis del barco Aquarius es un reflejo del compromiso a sus valores y principios y contribuye a dar solución a un problema global, como la movilidad humana. Urge frenar la deriva causada por algunos gobiernos ultraderechistas y xenófobos en Europa y el retroceso en derechos y contribuir activamente a proteger los derechos y la dignidad de las personas refugiadas que llegan a España y a Europa. Hay que abordar las causas de la violencia, la guerra y el desplazamiento y trabajar para solucionar los conflictos. Urge invertir en ayuda humanitaria y en cooperación al desarrollo y crear una cultura de hospitalidad en las sociedades de acogida, combatiendo los brotes de xenofobia y de racismo.