jueves 09.07.2020
Lucena Hoy

OPINIÓN

OPINIÓN: El nacionalismo/independentismo catalán o cómo la propaganda construye mentiras, por José Antonio Villalba

Manifestación independentista con motivo de la Diada en Cataluña
Manifestación independentista con motivo de la Diada en Cataluña
OPINIÓN: El nacionalismo/independentismo catalán o cómo la propaganda construye mentiras, por José Antonio Villalba

Para poder comprender el nacionalismo catalán en su deriva actual hacia el independentismo, es necesario analizar una seria de aspectos generales. Partamos de unas premisas:

1) El nacionalismo ha provocado todas las guerras que ha sufrido Europa durante el S. XX. No ha sido la única causa, cierto, pero sí la más importante. La UE nació para evitar su resurgimiento.

2) Los nacionalistas consideran que son los únicos representantes legítimos de una región y los ciudadanos que piensen de manera distinta son, como poco, ciudadanos de segunda. Es aquí donde se puede apreciar la parte antidemocrática, niegan al otro el pensar distinto. El nacionalista se cree superior al resto. En la naturaleza antidemocrática, irracional e insolidaria del nacionalismo (el ejemplo más acabado de este fenómeno fue la Alemania nazi) se sitúa su peligro. Sin olvidar su parte racista. En Cataluña en las últimas elecciones (2017) los NI obtuvieron el 48% de los votos que es menos que el 52% (Incluso esto hay que explicarlo). Aun así, los NI creen que son mayoría y que representan a todos los catalanes.

3) Hay que centrarse en sus argumentos (por llamarlo de alguna manera) para así ponerlos en evidencia. De nada sirve fijar la atención en la propaganda, ni tampoco sirve el descalificar el nacionalismo como ideología sectaria ya que nos situaríamos en un nivel intelectual semejante al nacionalista. (Donde sólo existe los NI, catalanes buenos y los otros, catalanes malos). Por ello debemos analizarlo para así desmontar el mito del nacionalismo.

4) Los nacionalistas quieren imponer su criterio (sin descartar la violencia), si lo logran eliminan la disidencia, pero si pierden piensan que han sido agraviados (su victimismo) y esto les sirve de excusa para seguir confrontando. Necesitan a un «enemigo»(los que no piensan como ellos) para poder existir.

Los NI catalanes se basan en dos argumentos: económicos y políticos. No explican dichos argumentos porque repetir la propaganda es mucho más fácil que tratar de explicarlos, veámoslos:

a.1) Motivos económicos: Propaganda: «Cataluña recibe en trato fiscal injusto, un expolio fiscal, paga más impuestos, alrededor de 16.000 M de euros». Hechos: Primeramente, las autonomías no son las que pagan impuestos; los que pagan impuestos son los ciudadanos. En el Art. 31.1 de la Constitución se indica:«Todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad que, en ningún caso, tendrá alcance confiscatorio.». Aquel que más gane pagará más impuestos (capacidad económica) y de una manera progresiva (cuánto más gane pagará más en porcentaje). Esto es lo solidario, lo justo y lo equitativo, pero los NI, recuérdenlo, no son solidarios, ni justos ni equitativos. Desde esta perspectiva surge la frase: «España nos roba». Lo que los NI no entienden es que si una región tiene unos ciudadanos ricos ellos pagarán más impuestos. Así, los NI afirman que «Cataluña paga más impuestos»porque en un entorno de crisis económica es muy atrayente tal frase, ¿quién no pensaría que debiera pagar menos impuestos cuando su hipoteca ha subido o ha perdido su trabajo? Esto es lo fácil, lo difícil es explicar a qué llaman expolio fiscal y porqué se pagan más impuestos (los NI nunca lo harán). Es muy importante decir sólo una parte de la verdad, la que interesa para sus fines. Los NI, como todos los nacionalistas, necesitan enemigo para poder sobrevivir (el presunto expoliador fiscal), sin él, no tiene razón de ser. Por ello es imprescindible que exista o que sea inventado. El victimismo (también económico) es característico de los nacionalistas. Dicho expolio tiene una cifra mítica y falsa: 16000 M. de euros anuales (Declaraciones de Oriol Junqueras de 29-08-2012). Para una refutación completa de tal cifra recomendamos el libro de Josep Borrell y Joan Llorach Los cuentos y las cuentas de la independencia2015, concretamente de la página 71 a la 116.

a.2) Propaganda: «La independencia sólo traerá beneficios económicos ningún problema». Hechos: los NI piensan que tras la independencia esos 16.000 M. de euros que «Cataluña paga de más»siempre estarán como un ingreso anual. Una parte importante de estos millones sirven para pagar los servicios que realiza el Estado (los otros son porque los ciudadanos al ser más ricos deben pagar más impuestos). Los NI conciben que Cataluña no tendrá que pagarlos tras declararse la independencia (algunos de estos servicios son el Ejército y OTAN, embajadas, fronteras o administración de Hacienda)y, por supuesto, no se lo han dicho a sus votantes que tendrán que pagarlos cuando sean independientes. No entienden, o no quieren entender, en qué les benefician una embajada en Washington o la centralización de los impuestos y si no les beneficia «directamente a ellos» es que Cataluña está siendo expoliada. (Éste es el nivel de su discurso).

b.1) Motivos políticos:Propaganda: «Como la Constitución no contempla el derecho de Autodeterminación [ellos hablan del «derecho a decidir», «queremos votar»eufemismo de lo anterior, el famoso referendum], España no es un país democrático». Hecho: Desde EE.UU. pasando por todos los países europeos no existe tal derecho porque la ONU sólo lo reconoce en determinadas ocasiones (nunca en una nación democrática). No tengo en cuenta una declaración de independencia por la fuerza, asunto que está fuera de discusión por lo irracional. El Tribunal Supremo alemán resolvió en cuatro líneas tal cuestión cuando se planteó un referendum de independencia en el estado de Baviera: «En la República Federal de Alemania, que es un Estado-nación basado en el poder constituyente del pueblo alemán, los estados no son dueños de la constitución. Por lo tanto, no hay espacio bajo la Constitución para que los estados individuales intenten separarse. Esto viola el orden constitucional». No creo que nadie pueda decir que Alemania no es una nación democrática. Hecho: El periódico The economistpublica una lista anual de «democracias plenas»en el mundo (167 países), tanto en 2017 como 2018 España estaba entre ellas (sólo había 19), no lo estaban naciones como Francia, EE. UU. ó Corea del Sur; Freedom House hace lo propio y en los mismos años España ha obtenido un 94 sobre 100 (Francia 90 o Alemania 95).

b.2) Propaganda: «Cuando Cataluña sea independiente no saldrá de la UE». Hecho: al convertirse en un tercer estado no miembro de la UE, simplemente los tratados de la UE no serían efectivos en esa Cataluña independiente ni más ni menos. (Ni recibiría ayudas económicas, ni posibilidad de poder hablar con una sola voz en el ámbito económico mundial, ni programa Erasmus, ni libre circulación,…) (Esclarecedor la intervención del Sr. Borrell expresidente el Parlamento Europeo en el programa El Intermedio en youtube14-9-2015 sobre este asunto). Sólo hay que tener en cuenta cuántos problemas políticos y económicos están teniendo en Gran Bretaña con el Brexit.

Hasta aquí ha sido el grueso de «la argumentación»de los NI, su recurrente repetición y una crisis económica (No es menor el asunto de la corrupción y cómo a CIU le ha beneficiado que se hable más de los asuntos nacionalistas/independentistas que de su propia corrupción y condenas. Corrupción que provocó, también, la implosión de CIU y las subsiguientes coaliciones de partidos desde entonces. La llamada «Crida»es sólo el más reciente capítulo de la deriva de los «convergentes») han hecho el resto.

Los NI han tenido el poder autonómico (y el control de la Eduación) durante décadas y han ido repitiendo estos argumentos con las siguientes «armas»:

Un uso de un lenguaje propio y maniqueo: Demócratas, votar, presos políticos, España nos roba, pueblo catalán…, sería tedioso explicar una a una cada palabra, quédese el lector con lo que sigue para así tener la clave para entenderlas: cada palabra es usada para que ellos sean los buenos y los contrarios los malos. Si los NI se nombran así mismos como demócratas es porque los que opinan de manera contraria no lo son; si ellos son lo que quieren es votar es porque los otros no les dejan hacerlo; si algunos de sus dirigentes son presos no es porque se han saltado las leyes, es porque la nación no es democrática o si «España les roba»es porque nosotros somos unos ladrones. El pueblo catalán: Los NI pretenden arrogarse la representatividad de toda Cataluña, sin excepción y, por ello, no hablan de ciudadanos (porque si así lo fuesen, tendrían una entidad y derechos individuales) sino de pueblo porque por la misma naturaleza de las cosas un pueblo sólo puede tener una voz. Sus afirmaciones se basan en la descalificación del que piense de manera contraria. Todo ello está basado en la irracionalidad, la insolidaridad y lo antidemocrático. Se puede apreciar el uso de tal lenguaje en la expresidenta del parlamento autonómico catalán, Carmen Forcadell, también en prisión.

El uso del catalán como elemento separador (y el control del sistema educativo): los NI parten del hecho de que la lengua de Cataluña sólo es «el catalán» obviando, por supuesto, que también es el español. Desde aquí se establece la diferencia: el catalán (el buen catalán, por supuesto) se expresa en catalán y sólo en catalán, los que hablan español son «las bestias» (según deposición del racista Torra). Todo lo que no sea el uso del catalán en la educación es una «imposición de España». En el artículo«Los nueve artículos de Torra que se leen en toda Europa»de Crónica Globalde 17-05-2018 se puede apreciar un extracto de los textos de este «acabado ejemplo»de lo que es un nacionalista.

En este contexto, llegó el intento de votación de octubre de 2017 y la declaración de independencia done todo, desde la cruz hasta la fecha, no sólo ilegal, sino también inconstitucional. La huida de algunos dirigentes («exiliados»en el lenguaje de los NI) ha demostrado su incoherencia y el encarcelamiento de otros («presos políticos») ha demostrado la fortaleza de nuestro sistema judicial. Sólo citaré dos referencias: El catedrático de Derecho Administrativo Francisco Sosa Wagner en su artículo «El horror de Schleswig-Holstein»en El Mundo(7-4-2018) pone de manifiesto qué supone dicha la decisión de este tribunal para la UE al negarse a extraditar a Puigdemont y cómo de equivocados están los jueces de este Landery con un apabullante aparataje jurídico tenemos la visión del también Catedrático Enrique Gimbernat Ordeig, jurista español experto en Derecho Penal (doctor en Hamburgo y Honoris Causa por Munich), cuyo artículo «Alemania, la euroorden y Puigdemont»en El Mundo(31-7-2018) es clarificador para entender el error del tribunal regional alemán.

Tomando a Kant, los NI están en «una minoría de edad», se contentan con repetir su falsedades, como si fueran niños. Lo importante es que nosotros, los que somos la mayoría, los que buscamos ser «mayores de edad» busquemos la razón porque si cuando un niño cuando se queja siempre se le da lo que pide, nunca dejará de pedir ni de quejarse. Tengamos claro lo siguiente: España como nación democrática no permite que sus leyes se quebranten, todos los ciudadanos son iguales ante la ley y el nacionalismo nunca comprenderá esto porque es antidemocrático, insolidario e irracional. Feliz verano.

José Antonio Villalba Muñoz. Profesor de Geografía e Historia