sábado 26.09.2020
Lucena Hoy

AGUAS DE LUCENA

El PSOE no saca adelante el Plan de Saneamiento de Aguas de Lucena tras el voto en contra de PP, IU y Dalda y la abstención de Ciudadanos

La puesta en marcha de este plan –que incluía una subida de la tarifa de abastecimiento del 10,56%– es obligatoria debido a la previsión de perdidas a partir de 2019.

El PSOE no saca adelante el Plan de Saneamiento de Aguas de Lucena tras el voto en contra de PP, IU y Dalda y la abstención de Ciudadanos

El pleno del Ayuntamiento de Lucena ha rechazado esta noche el Plan de Saneamiento para la empresa municipal Aguas de Lucena propuesto por el equipo de gobierno, con los diez votos en contra del PP, IU y el concejal no adscrito Vicente Dalda y la abstención de los dos ediles del grupo municipal Ciudadanos.

Como ya informó este periódico el Plan de Saneamiento, proponía el incremento de la tarifa por abastecimiento de agua en un 10,56% en los dos próximos años, un 5,80% más en 2019 y un 4,40% adicional en 2019, así como las subidas de las tarifas de saneamiento del 3% para 2019 y otro tanto en 2020 (actualmente por esta tarifa se paga en cada recibo 1,20 euros por mes) y de la tarifa de depuración, con una subida de la cuota fija del 100% para el año 2019 y del 26% para el año 2020 –actualmente esta tarifa es de 0,18 euros por mes, que habría pasado al 0,36 euros al mes, de haberse aprobado–.

La proyección de la cuenta de pérdidas y ganancias de la empresa para el presente ejercicio avanza un resultado positivo de 181.013 euros, derivado de una parte del buen comportamiento hidrológico del acuífero del Nacimiento de Zambra, que ha permitido contener la compra de agua del Consorcio Provincial y, de otra, de la condonación del canon que la empresa satisface anualmente al ayuntamiento. Sin embargo, las previsiones avanzan pérdidas de 145.878 y 245.661 euros para los ejercicios 2019 y 2020 respectivamente, con un estancamiento de los ingresos y un incremento de más de 450.000 euros en los gastos, que obligan por imperativo legal a tomar medidas, entre las que se proponían la optimización de la compra de agua mediante la puesta en marcha de un plan de inversiones para renovar o sustituir la red de alta, la mejora de la captación de Zambra o la renovación de distintas infraestructuras hidráulicas. como de la optimización de la solvencia y tesorería de la empresa, con nuevas aportaciones de capital por parte del Ayuntamiento, el establecimiento de un canon de mejora de infraestructuras y, de forma más inmediata, mediante el restablecimiento del equilibrio económico de la sociedad a través del incremento de precio del agua al usuario final.

La propuesta llegaba al pleno con la aprobación previa de la Junta General y el Consejo de Adminstración, aunque solo el PSOE había votado a favor de la misma, haciendo necesario el voto de calidad del alcalde. Esta noche, en su paso por el pleno, los votos del equipo de gobierno –8 ediles– no fue suficiente.

VOTO CONTRARIO DE LA OPOSICIÓN

El portavoz del PP, Paco Huertas, indicó que "el pan supone un incremento de la tarifa y consideramos que el bolsillo de las familias no está para subidas". Huertas indicó que su grupo hizo algunos propuestas alternativas, como revisar la partida de amortización para minorar las pérdidas, sanar la empresa municipal con aportaciones del Ayuntamiento como ya se ha hecho con otras entidades municipales como Suvilusa o el Patronato Deportivo "sin tocar los bolsillos de los lucentinos".

Pese a considerar justificadas las medidas propuestas en el Plan de Saneamiento tras cinco años consecutivos de congelación de los precios, pese a la subida del agua adquirida al Consorcio Provincial en un 15%, IUCA también se negó a aprobar el plan argumentando que no se ha dado cumplimiento a una de las medidas pactadas en su día con el PSOE, relativa a la recuperación de la gestión de cobro de este servicio, que ejecuta Hacienda Local con un coste para las arcas municipales de unos 190.000 euros que contribuirían a minorar el desfase presupuestario.

Tampoco aprobó la medida el edil no adscrito Vicente Dalda, que instó al Consejo de Administración a reducir la cantidad que perciben cada mes 9 de los 10 consejeros –350 euros– al nivel de la retribución de otros consejo de administración –100 euros– y pidió que la tarifa no penalice a aquellos hogares en los que conviven un mayor número de personas, sugiriendo que se combinen las tarifas por tramos con el numero de residentes en cada hogar, posibilidad que el equipo de gobierno y los técnicos municipales consideran inviable.

La portavoz de Ciudadanos, Purificación Joyera, se reservó su intervención hasta el final, para denunciar la demagogia de los restantes grupos de la oposición, señalando especialmente a IUCA– por negarse a aprobar en el pleno una subida con la que se mostraron de acuerdo en el consejo de adminsitración argumentando "una reivindicación histórica" como la recuperación del servicio de la gestión de cobro. Joyera recordó que la aprobación de un Plan de Saneamiento es obligatoria por ley, no sacarla adelante supone incurrir en ilegalidad, pone en peligro la aprobación del próximo presupuesto municipal y es causa de disolución de la empresa municipal.

Finalmente el presidente de la entidad municipal Aguas de Lucena, José Cantizani, señaló que el plan llegaba al pleno con la aprobación de los dos órganos de administración de Aguas de Lucena y el beneplácito de los servicios de intervención y que ha sido la única propuesta presentada al consejo, apelando a "actuar con responsabilidad" al resto de grupos y asegurando que "para nadie es agradable una subida" que consideró necesaria. Sus argumentos no convencieron a la oposición y el plan fue rechazado.

Así las cosas, Aguas de Lucena tendrá que dar una vuelta de tuerca al plan para sacar adelante con mayor consenso un paquete de medidas que reviertan la previsión de pérdidas que dibujan los cálculos de la citada empresa para los dos próximos ejercicios.