viernes 17.09.2021
Lucena Hoy

SANIDAD

Reportaje: 061, cuando el tiempo es vida

Cada día del año, 24 horas, los trabajadores del servicio provincial del 061 velan por proteger la salud de los cordobeses con una gestión eficaz de las urgencias y emergencias sanitarias 
helicoptero2
Un dispositivo del 061 en pleno operativo en el helipuerto de Lucena
Reportaje: 061, cuando el tiempo es vida

Cada minuto, cada segundo, cuenta. Los 365 días del año, las 24 horas del día, las familias lucentinas y cordobesas están cubiertas ante cualquier urgencia o emergencia sanitaria que se les plantee. 64 personas entre médicos, enfermeros y técnicos de emergencias sanitarias, pertenecientes al servicio provincial del 061, trabajan sin descanso para escuchar en primer lugar, decidir después y actuar en consecuencia según cada caso.

El servicio provincial del 061 se encuentra en un edificio anexo al Hospital Los Morales, en el corazón de la sierra cordobesa, entre el silencio y la riqueza vegetal del entorno. El director provincial, Antonio Mantero, señala que lo que más destaca y en lo que la gente se fija es en las ambulancias en la calle, en emergencias como la atención a un accidente de tráfico, pero el “corazón” del servicio está el centro coordinador, donde los técnicos reciben a diario una media de 800 llamadas de ciudadanos a las que hay que atender con “la mayor empatía y disposición”, para dar la respuesta adecuada a cada caso.

El centro coordinador regula las urgencias y emergencias generadas tanto en los domicilios como en la vía pública. “Es el damero donde movemos las piezas de los equipos disponibles en la provincia”. Hay llamadas que se quedan en el centro coordinador, porque se resuelven mediante una consulta con el médico. “Puede ser el caso de una persona que presente fiebre, el médico habla con ella, le da los consejos pertinentes, le pregunta la medicación que tiene en casa, accede a su historia clínica digital y el caso se resuelve desde el propio centro”, comenta Antonio Mantero, quien precisa que este es un ejemplo de aquellos casos que constituyen aproximadamente un 20% de todas las llamadas”. 

Para el resto de llamadas, existe un protocolo con diferentes prioridades. La prioridad 1, corresponde con una emergencia donde hay un riesgo para la vida o pueden quedar secuelas, si no se interviene en un tiempo determinado. La prioridad 2 se refiere a aquellas urgencias no demorables, es decir situaciones en las que hay que atender al paciente para que la urgencia no se convierta en emergencia y su vida no corra peligro. La prioridad 3 es una urgencia demorable, es decir conviene que la persona sea atendida en un centro sanitario, pero no es necesario el desplazamiento del médico del 061. Mantero matiza estos casos; se trata de recomendar a los pacientes que acudan por sus medios a su punto de urgencias. En caso de ser una persona discapacitada física, el 061 deriva el médico a su domicilio o bien pone a su disposición una ambulancia para desplazarla. En la prioridad 4, se engloban los casos que, como nos comentaba el director provincial del 061, se resuelven desde la propia sala.

061

Antonio Mantero junto a varios técnicos y sanitarios del helicóptero del 061 en la base de Córdoba

Junto a las personas, están los equipos materiales. Del centro coordinador derivan los equipos de emergencias, en concreto dos en la capital, uno de 24 horas, ubicado en el Hospital Reina Sofía, y otro de 12 horas, en el centro de salud de la Fuensanta, además de un helicóptero, con base en el aeropuerto de Córdoba. “Si hay un accidente de tráfico en Cantillana, y el helicóptero de Sevilla es requerido para otra emergencia en Huelva, pues es el nuestro el que atiende el accidente”, resalta Mantero, quien de esta manera pone sobre la mesa el carácter regional del dispositivo aéreo del servicio.

Un tercer equipo de emergencias está situado en Lucena y da cobertura a nuestra ciudad y apoya a los municipios incluidos en el Área Sanitaria del Sur de Córdoba, un total de unos 120.000 habitantes. El 061 coordina igualmente los dispositivos de urgencias pertenecientes al SAS que en el caso de la capital están en el centro de salud de La Victoria (Sector Sur) y en el CARE Carlos Castilla del Pino. En el distrito Guadalquivir hay un dispositivo en Montoro, y dos en el área de La Carlota-Fuente Palmera y Palma del Río. En el área Sur hay seis dispositivos en Lucena, Puente Genil, Montilla, Priego de Córdoba, Rute y Baena. Finalmente en el área norte existen dos dispositivos; uno en Pozoblanco-Villanueva de Córdoba y otro en Hinojosa del Duque-Peñarroya-Pueblonuevo.

Antonio Mantero llama la atención sobre una novedad que “funciona de maravilla en la capital”. Se trata del EMCA, Equipo Movilizable de Cuidados Avanzados, compuesto por una enfermera y un TES “que resuelve, con el apoyo del médico coordinador, múltiples situaciones en los domicilios, además de intervenciones enfermeras, como son sondas o realización de curas”.

La adrenalina se dispara con frecuencia a la hora de enfrentarse a los retos diarios. Antonio Mantero lo califica como “un estrés que se vive de manera positiva”, aunque reconoce que a pesar de los años “sigue habiendo situaciones en las que se te caen dos lagrimones interiores sobre todo cuando hablamos de emergencias en las que hay niños implicados o graves accidentes de tráfico”. No tenemos la piel tan curtida como para no sentir”, concluye.

El equipo de profesionales que conforman el 061 en Córdoba tiene claro que su objetivo es ayudar a los cordobeses a resolver cualquier situación imprevista de urgencia o emergencia y en ello vuelcan todos sus esfuerzos. Antonio Mantero precisa que existen las llamadas encuestas de satisfacción tanto de los pacientes asistidos y sus familiares cuando es necesario acudir al domicilio. Aquí la calificación supera el 9 sobre 10 y el director provincial cree que tiene mucho que ver “la tranquilidad que transmiten nuestros profesionales a los pacientes y a las propias familias”. 

Helicoptero

Operativo del 061 en el helipuerto de Lucena

Antonio Mantero apela a la “responsabilidad” para utilizar los recursos humanos y materiales de la manera más eficiente. “Todos los ciudadanos tienen derecho a utilizar el servicio, pero tenemos que priorizar y hay que tener en cuenta que tenemos que decidir con una información exclusivamente telefónica, a través de un protocolo que conocen perfectamente nuestros médicos y operadores, hacia dónde dirigir los recursos para cumplir nuestros objetivos, equivocarnos lo menos posible y si lo hacemos, que sea en beneficio del paciente. Ante la duda y sabiendo que no podemos hacer un diagnóstico sólo a través de una llamada, atendemos prioritariamente aquellos casos que consideramos más graves, pero nunca dejamos de asistir a aquellas personas cuyos casos no nos parece tan claro que pueda constituir una emergencia”.

El servicio provincial del 061, como toda la sociedad, se ha visto afectado por la irrupción del Covid 19, desde hace año y medio. Ya a finales de febrero del pasado año, los profesionales del servicio acusaron el incremento de consultas sobre la pandemia sin saber aún lo que se avecinaba. El coronavirus paralizó durante meses la vida en la calle y esa circunstancia cambió la dinámica de trabajo del servicio provincial del 061. “La actividad en el centro coordinador era desbordante”, recuerda Antonio Mantero, “mientras la bajada de actividad en la vía pública provocó durante meses un decremento de emergencias como accidentes de tráfico, e incidencias relacionadas con la actividad nocturna”. La médica que coordinó el servicio el primer fin de semana tras la finalización del Estado de Alarma vivió en primera persona como la vuelta a las calles conllevó un incremento notable de las urgencias atendidas como consecuencias de la ingesta abusiva de alcohol o consumo de otras sustancias. “Casos de violencia de género”, añade con preocupación el director provincial del 061, “por desgracia también han vuelto”. 

UNA PIEZA FUNDAMENTAL

“El servicio provincial del 061 es una pieza fundamental en el engranaje del sistema sanitario público andaluz y hemos apostado de manera decidida por el mismo”, señala la delegada de Salud y Familias, María Jesús Botella para quien “la sociedad debe conocer el trabajo fundamental que llevan a cabo estos profesionales que velan por la salud de los cordobeses”. 

En relación con la pandemia del Covid 19, la Junta ha reforzado el servicio de los técnicos operadores que prestan su servicio en el centro de coordinación, pasando de 10 a 24 personas. Se ha renovado la flota de ambulancias de la provincia “para mejorar la seguridad en la atención de los pacientes atendidos y trasladados”. EPES Córdoba tiene un acuerdo con Asistencias Los Ángeles para el transporte de enfermos críticos y “durante los últimos años estaba vigente en horario de noche hasta las ocho de la mañana y se ha retomado el acuerdo 24 horas al día los 365 días del año para mayor tranquilidad y más garantías de la atención en urgencias centrada en pacientes en situación crítica”.

Antonio Mantero y María Jesús Botella

Antonio Mantero y María Jesús Botella

Mantero pone sobre la mesa la importancia de la activación de los códigos tiempo dependientes para salvar el máximo número de vidas posible y paliar las secuelas de afecciones como los infartos. Para ello, Antonio Mantero habla del código infarto “que se activa cuando se detecta un caso por parte del centro coordinador, los equipos urgencias o atención primaria, al paciente lo están esperando en el Hospital Reina Sofía donde no pasa por el servicio de Urgencias sino que directamente es trasladado directamente para ser intervenido y recibir tratamiento”.

Igualmente el código ictus, el paciente una vez diagnosticado es atendido directamente por el neurólogo, se le realiza un TAC y se le interviene de la manera más rápida posible. Esta detección es fundamental para agilizar la intervención en los servicios de neurología de los hospitales, ya que se alerta al centro de referencia sobre la llegada del paciente con la sintomatología, el tiempo de evolución, la situación en la que se encuentra y el tiempo de llegada al centro sanitario, con el fin de que se prepare la acogida del mismo.

También el código trauma, se encarga de agilizar el proceso para que los pacientes víctimas de un accidente de tráfico u otro suceso, con traumatismo torácico, cerebral o politarumatismo, puedan ser derivados a un “hospital útil”, lo que significa que se traslada en el menor tiempo posible a la persona al centro sanitario de referencia que cuente con este servicio.

“La mayor satisfacción –cuenta Mantero– es el compromiso de todos y cada uno de los trabajadores por sacar adelante el servicio, la solidaridad y el compañerismo que preside las relaciones de trabajo y la disponibilidad y flexibilidad de todo el equipo para que los cordobeses sepan que EPES Andalucía en Córdoba está siempre a su servicio”.