lunes 06.07.2020

Vitalia plantea hacer del social sanitario un hospital de crónicos

Vitalia plantea hacer del social sanitario un hospital de crónicos
.
Vitalia no ha dicho su última palabra sobre su participación en el proyecto del Centro Social Sanitario de Lucena. A pesar de que el ayuntamiento ha iniciado el expediente para la extinción del contrato suscrito con la empresa ante la incumplimiento de las cláusulas del mismo en lo relativo a la presentación del proyecto definitivo y la solicitud de la licencia de obras, Vitalia habría planteado al consistorio una alternativa para salvar el proyecto.

La empresa, especializada en el diseño, creación y gestión de Centros y Servicios socio-sanitarios para Personas Mayores, considera que, en estos momentos, cuando la administración cuenta con plazas públicas disponibles en sus centros, el proyecto de la parte social del centro es totalmente inviable con su formulación inicial, dadas las nulas posibilidades de concertar plazas privadas.

En sus alegaciones contra la decisión plenaria del pasado mes de diciembre por la que se acordaba el inicio del expediente de revocación del contrato suscrito con la empresa el pasado 20 de enero de 2012 y la consiguiente incautación del aval de 122.000 entregado como garantía, Vitalia propone al consistorio lucentino una modificación del proyecto inicial que permita que el centro de atención a personas mayores previsto inicialmente se transforme en centro hospitalario de enfermos crónicos, posibilidad que ya se propuso inicialmente por algunos sindicatos como SATSE, y que contribuiría a liberar camas en centros hospitalarios, con un menor coste para la administración, ya que una plaza en un centro hospitalario convencional puede duplicar y hasta triplicar el coste de una plaza en un centro como el propuesto por Vitalia, en función del grado de especialización del mismo y de los servicios sanitarios aparejados.

En base a estas consideraciones, Vitalia pretendería que Ayuntamiento y Junta de Andalucía se sienten a negociar esta posible modificación del proyecto, y –en caso de acuerdo– se comprometería a iniciar las obras de forma inmediata.

Además, la empresa incluso estaría dispuesta a estudiar –conjuntamente con el resto de las administraciones implicadas– la posibilidad de construir y gestionar la parte sanitaria, de forma que ofrezca cobertura al centro de crónicos y al resto de población mediante algún tipo de convenio.

Las propuestas de Vitalia están siendo estudiadas por el equipo de gobierno, que no ha querido realizar ninguna manifestación sobre las mismas. No obstante, no son muchas las opciones. El procedimiento para romper el contrato con Vitalia podría derivar en un largo proceso judicial y el reinicio del procedimiento para encontrar otra empresa que se haga cargo del centro sería lento y sin garantías de éxito en el contexto socio-económico actual. Incluso podría producirse una petición de reversión de los suelos –que fueron expropiados en base al interés social del proyecto y en los que se han invertido ya casi un millón de euros para la creación de los accesos– por parte de sus antiguos propietarios.

Como ya informó LucenaHoy hace unas semanas, en las casi diez páginas de alegaciones presentadas al ayuntamiento, Vitalia expone las razones que a su juicio justificarían su petición de impugnación del acuerdo plenario y el archivo y sobreseimiento del expediente incoado por el ayuntamiento, dejando sin efecto la incautación de la garantía depositada en su día por la empresa, además de plantear otras fórmulas para dotar de viabilidad al proyecto.

La construcción de la parte social del Centro Socio-Sanitario de Lucena se encuentra paralizada desde hace tres meses, a la espera de la resolución de este expediente, que permitiría al ayuntamiento proceder a la adjudicación directa de la concesión para la construcción y gestión del centro durante un periodo de 75 años. Aunque algunas empresas del sector se han dirigido a la Gerencia para conocer los detalles del proyecto, ese interés no se ha concretado en ninguna otra actuación con posterioridad.
.
.