viernes 14.08.2020

MEDIO AMBIENTE

La Guardia Civil investiga a un vecino de Lucena por usar cebos envenenados que ocasionaron la muerte de un perro y almacenar 236 artes de caza ilegales

Material incautado durante la operación
Material incautado durante la operación
La Guardia Civil investiga a un vecino de Lucena por usar cebos envenenados que ocasionaron la muerte de un perro y almacenar 236 artes de caza ilegales
El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil, con la colaboración de la Delegación territorial de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía en Córdoba, ha abierto investigación a una persona en Lucena como supuesto autor de un delito contra la flora y fauna y animales domésticos, otro de daños y otro de atentado a los agentes de la autoridad, por la utilización de veneno contra animales domésticos.

Según concreta la Benemérita en una nota de prensa, el operativo se llevó a efecto en fechas recientes, tras tenerse conocimiento de la publicación de un video en una red social en el que se denunciaba la localización de un resto de embutido con veneno en su interior en una zona conocida como Los Piedros del término municipal de Lucena. El hecho fue comunicado ese mismo día a los agentes de medio ambiente de la zona.

Ante este hallazgo, se procedió a determinar el lugar de los hechos, llevando a cabo una serie de actuaciones conjuntas de inspección y recogida de cebos envenenados colocados en dicho lugar, así como el cadáver de un perro envenenado, el cual pertenecía a un vecino que presentó denuncia.

Las primeras investigaciones realizadas determinaron casi con total seguridad, dada su apariencia, que los cebos contenían Aldicarb, un producto clasificado como muy tóxico por la Unión Europea, cuya mera tenencia ya es ilícita.

Con el apoyo de la unidad canina de la Junta de Andalucía, especializada en la detección de cebos y cadáveres envenenados, se llevó a cabo un reconocimiento exhaustivo de la zona, donde se habían localizado los cebos envenenados y el cadáver del perro que posiblemente había resultado envenenado por la ingesta de Aldicarb, quedando dicha zona limpia de cualquier posible resto de cebo.

El avance de la investigación permitió identificar a un vecino de Lucena como presunto autor de los hechos, procediéndose a inspeccionar tres naves de su propiedad, localizando en una de ellas tres botes conteniendo un total de 180 gramos de Aldicarb, que fueron intervenidos, así como gran cantidad de artes de caza prohibidas, tales como 19 cepos, 19 trampas con red, 118 costillas/trampa, tres redes invisibles, 67 lazos de metal, seis lazos de sedal y cuatro dispositivos con red (garlitos), siendo un total 236 medios/artes prohibidos no selectivos para la caza, quedando todo intervenido a disposición de autoridad competente, una vez realizada toma declaración al investigado.

Ante estos hallazgos se procedió a la investigación de esta persona como supuesta autora de un delito contra la flora y fauna y animales domésticos, otro de daños y otro de atentado a los agentes de la autoridad.

El cadáver del perro, así como los supuestos cebos envenenados y las sustancias tóxicas intervenidas, se han remitido al Laboratorio del Centro de Análisis y Diagnóstico de la Fauna Silvestre de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible para su análisis toxicológico.

Ante la aparición de este tipo de cebos que supuestamente han sido envenenados, se recomienda que no se manipulen y se pongan en conocimiento lo antes posible de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

Asimismo, se informa que la aplicación gratuita de móvil Alertcops permite, entre otras funcionalidades, que cualquier persona pueda ponerse en contacto con estas y denunciar cualquier tipo de hecho que observen.

Comentarios