sábado 15.08.2020

Cruz Roja atendió a 296 inmigrantes en Lucena y otras ciudades

 
Cruz Roja atendió a 296 inmigrantes en Lucena y otras ciudades
 .
Durante el primer semestre del año Cruz Roja Española prestó apoyo social en distintos asentamientos de inmigrantes de la provincia a un total de 296 personas, de las que 168 eran hombres y 128 mujeres.
 
Entre enero y junio, el voluntariado de la institución humanitaria realizó 56 salidas –algunas sólo de detección y otras de intervención o seguimiento- a 22 campamentos diferentes, en Lucena, Adamuz, Puente Genil y Córdoba.

En el marco de este proyecto, financiado por el Ministerio de Trabajo e Inmigración, Cruz Roja ofrece una atención socio-sanitaria a los inmigrantes y favorece su acercamiento a los recursos sociales normalizados; de hecho, en muchas ocasiones se les acompaña y se les asesora para la tramitación de documentos tales como el pasaporte, el NIE o la tarjeta sanitaria, así como para la inscripción en las oficinas del Servicio Andaluz de Empleo (SAE).  

De igual modo, se les reparte material de emergencia, entre el que se incluyen toldos, sacos de dormir, kits de higiene familiar e individual, productos materno-infantiles, bolsas de basura, linternas o garrafas de agua.
 
Asimismo, el personal de la organización distribuye, en sus visitas a estos campamentos, diversos alimentos no perecederos, como puede ser pasta, harina o leche en polvo y trata de informar y ofrecer pautas a los inmigrantes para el control del saneamiento e impacto ambiental de sus asentamientos, con recomendaciones sobre el consumo de agua potable, el almacenamiento de residuos o la realización de hogueras.  
 
Mayoritariamente, los asentamientos de la provincia están integrados por población rumana, y prueba de ello es que el 90 por ciento de las personas atendidas por Cruz Roja en este primer semestre de 2011 eran de esta nacionalidad, mientras que el 10 por ciento restante comprende a inmigrantes de origen marroquí, lituano o de otros países diversos.
 
Dado el predominio de población rumana, en las salidas a los campamentos va siempre una mediadora intercultural de esta nacionalidad. En cuanto a la distribución por edades, destaca que una cuarta parte de las personas a las que se prestó apoyo era menor de 18 años.
.
.