viernes 21.01.2022

Dos acusados en la Operación Colesterol aceptan cuatro años

Dos acusados en la Operación Colesterol aceptan cuatro años
Dos acusados en la Operación Colesterol aceptan cuatro años
.
Dos de los tres acusados por su implicación en la 'Operación Colesterol', en relación con la supuesta distribución de cientos de miles de litros de aceite de oliva fraudulento en distintos puntos de España, aceptaron ayer un total de cuatro años de prisión por delito continuado de estafa.

De esta forma, tras prestar declaración en la sala de vistas de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Córdoba, J.M.A.M., natural de Lucena y J.J.C.J., vecino de Baena, han aceptado sendas penas de dos años de cárcel por el delito continuado de estafa, mientras que se ha retirado la acusación que también pesaba contra ellos por la presunta comisión de un delito de publicidad engañosa, por el que la fiscal del caso pedía que se les condenara a una pena de un año de prisión.

En cuanto al tercero de los acusados, F.A.M., igualmente de Lucena, las partes han llegado a un acuerdo para retirarle la acusación por ambos delitos. Todo ello después de que los tres procesados contactaran con algunos de los perjudicados.

Cabe destacar que la fiscal solicitaba imponer un total de 27 años de cárcel y multas de 8.760 euros para los tres acusados de participar en la citada operación, iniciada en 2006 en el ámbito nacional y en la que se detuvo a más de diez personas que se dedicaban a vender como aceite de oliva un producto que contenía entre un 70 y un cien por cien de aceite de girasol.

Según recogía la calificación fiscal, el Ministerio Público acusaba a los tres imputados de delito continuado de estafa, por el que procedía imponer a cada uno de los acusados la pena de ocho años de prisión y 24 meses de multa con una cuota diaria de 12 euros; así como de delito de publicidad engañosa, por el que se pedía la pena de un año de prisión y la publicación de la sentencia en los periódicos oficiales.

Las investigaciones se iniciaron a raíz de denuncias de personas del sector en distintas provincias españolas, así como por unos controles realizados por consejerías de Agricultura, Pesca y Alimentación y de Sanidad de distintas comunidades autónomas.

El envasado de estos aceites se producía en lugares de las provincias andaluzas de Jaén y Córdoba y en Cataluña y zona de Levante se distribuían a través de unas 15 marcas distintas por dos vías diferenciadas: la principal mediante regalos que se entregaban en viajes promocionales en autocar y por otra parte se comercializaba en pequeños establecimientos o bodegas. También fue desmontada una red de distribución de algunos aceites a través de Internet.
.
.