sábado 15.05.2021

Denuncian la tala de las palmeras del patio de San Juan de Dios

Denuncian la tala de las palmeras del patio de San Juan de Dios
Denuncian la tala de las palmeras del patio de San Juan de Dios
.
Las asociaciones "Torre del Moral" y "Mejorana" han denunciado a través de un comunicado de prensa la tala de las centenarias palmeras del patio central del Hospital de San Juan de Dios, al tiempo que consideran inadmisible la instalación en el patio de una estructura de aluminio que podría atentar contra este inmueble, que cuenta con uns declaración expresa como Bien de Interés Cultural.

Las dos asociaciones aseguran que "en la certeza de que no podemos ni debemos permanecer impasibles ante tamaño atentado, tanta insensibilidad, tanto abuso de poder, creemos que debemos exigir responsabilidades, y que nuestros nuevos representantes, en los que recae la defensa del pueblo y su patrimonio, obliguen a quien corresponda a la eliminación de la estructura de aluminio que atenta de forma tan evidente con un monumento declarado Bien de Interés Cultural, y se proceda de inmediato a la reintegración del aspecto del patio, plantando dos nuevas palmeras con el porte debido".

Estos dos colectivos locales acusan de estas actuaciones a la directora de este centro asistencial. "No podemos imaginar ningún tipo de beneficio obtenido con esta resolución, tomada y llevada a cabo “presuntamente” por la Directora de dicho Centro", señalan las asociaciones que explican que  hace casi un año que la regente de la institución tomó la decisión "de quitarse las palmeras de en medio" alegando que las raices de las mismas levantaban el suelo o servían como lugar de anidamiento a las palomas, afirmaciones que "Torre del Moral" y "Mejorana" consideran falsas y "una simple excusa" para proceder a la tala de estas palmeras.

Según estos colectivos "la Directora mantuvo contacto con diversas entidades, personalidades e instituciones. Tanto la Concejalía de Medio Ambiente, como las asociaciones Torre del Moral y Mejorana, así como una reconocida empresa de jardinería, se opusieron a la tala, intentando hacerle ver lo erróneo de la idea. Lejos de aceptar el diálogo y la ayuda que se le ofrecían, removió Roma con Santiago y, un buen día, ordenó colocar unas sábanas en la puerta para impedir miradas inoportunas, anuló las visitas a los residentes y las mandó cortar, parece que con permiso de la Consejería de Cultura, que en un principio también se había opuesto a su eliminación. No sabemos en qué argumentos se basó la Consejería para la posterior autorización".

"Torre del Moral" y "Mejorana" consideran que la decisión de eliminar las palmeras estaba adoptada pese a las múltiples manifestaciones en contra de esa decisión y se preguntan "¿cómo puede una persona que se encarga de gestionar el Patrimonio ir regalando unos elementos tan valiosos mucho tiempo antes de obtener el permiso de Cultura y cuando todos los organismos estaban a favor de su conservación?".
.
.
.


Mi agradecimiento, también, a los que se preocupan por los residentes y, especialmente, a quienes a diario los cuidan, a pesar de las limitaciones que encuentran. Comparto plenamente su inquietud y tengo razones personales para intentar mejorar la calidad de vida de las personas que allí residen.

Precisamente, porque nos preocupan las personas, nos pusimos a disposición de la directora y gerencia para colaborar en la mejora del patio, para estudiar la forma en que podíamos colaborar. Y no ha sido la primera vez. Por desgracia, este ofrecimiento altruista no fue aceptado, aún en los tiempos de crisis que vivimos, en que toda ayuda es poca. En el actual escrito nos volvemos a ofrecer “como siempre lo hemos hecho, para estudiar la forma de devolver a este patio el aspecto que se merece y evitar, en lo posible, los daños que las palomas están causando. Siempre por el bienestar de los residentes y del edificio, en este orden.” Ya veremos si también, en esta ocasión, cae en saco roto.

En respuesta a algunos de los comentarios, me gustaría hacer unas puntualizaciones:

- El patio se puede - podía- disfrutar con las palmeras. Éstas no dificultaban el que se pudiese usar para determinados actos. Más bien eran un toque de vida en un lugar que ahora permanece vacío y gris.

- Las palmeras no dañaban el patio. Puede verse todavía que el pavimento a su alrededor está en perfectas condiciones. Bueno, hay un pequeño hundimiento producido por la caída de una de ellas cuando la cortaron.  Espero que, encima, no se lo tengamos en cuenta.

- Es cierto que algunas hojas de las palmeras dificultaban el uso del toldo antiguo. No obstante, había diversas maneras de evitarlo, y así se lo manifestamos a quienes estaban empeñados en eliminarlas. No hay peor sordo que quien no quiere oír. De todas formas,  los mayores problemas se debían al mal estado de conservación del toldo anterior y a los excrementos de paloma que se acumulaban sobre él.

- Las palomas no anidaban en las palmeras. Como muestra, veamos lo que ocurre en la Plaza de San Juan. ¿Cuántos nidos y palomas hay en las palmeras de la plaza? ¿Cuántos en la portada de la iglesia?

- Las palomas son un verdadero problema para todo el edificio, pero no podemos decir que fueran las culpables del deterioro de las juntas de los pilares. En algunos casos encontrábamos socavones de más de diez centímetros de profundidad. No conozco paloma con el pico tan largo. ¿Alguien sí?

- Las palmeras formaban parte de la historia de muchos lucentinos. Pero, además, nuestro empeño por conservarlas fue un vano intento por evitar el deterioro general que se venía produciendo en el patio. Estoy convencido de que un entorno agradable y lleno de vegetación para disfrutar todo el año, es una gran mejora para los ancianos, los trabajadores y el monumento (en este orden). Aún no me resisto a abandonar la idea de lo que queríamos que el patio fuese, algo parecido al patio del Hospital de San Juan de Dios de Jaén, de la misma orden y de época anterior del que nos ocupa. Pueden ver  fotos en internet. Como en el siguiente enlace y varios más:

¿Disminuiría la calidad de vida de los residentes con un patio similar?

Es posible que esté equivocado en alguno de los puntos que expongo.  Que quizás podría haber hecho más, o proceder de otro modo, pero considero que no puedo dejar de actuar por miedo a equivocarme.

Finalmente, quiero volver a manifestar que, aunque las asociaciones Mejorana y Torre del Moral, con su escrito, han reivindicado nuestro patrimonio medioambiental y cultural, en ningún momento hemos olvidado que el centro alberga a un colectivo de personas especialmente vulnerable, necesitado de nuestro cariño y de todos los esfuerzos que podamos realizar para mejorar su calidad de vida. En ningún momento hemos olvidado que todos somos corresponsables junto con sus cuidadores más inmediatos  de velar por su bienestar. Y justamente esta responsabilidad ha sido, entre otras, la que nos ha movido a actuar.

Antonio J. Palomino
.