domingo 23.01.2022

El 38% de la población atendida por Cruz Roja en Córdoba no puede poner la calefacción

El 38% de la población atendida por Cruz Roja en Córdoba no puede poner la calefacción
El 38% de la población atendida por Cruz Roja en Córdoba no puede poner la calefacción

.

La crisis está haciendo estragos entre la población cordobesa y una consecuencia más de ella es el riesgo de pobreza energética que, a juzgar por los casos que diariamente llegan a las oficinas de Cruz Roja, afrontan muchos hogares cordobeses este invierno.
 
Y es que cada vez son más las personas que no pueden hacer frente a los gastos derivados del uso de la calefacción en invierno o del aire acondicionado en verano, debido a su bajo nivel de ingresos, a los elevados precios de la energía, la antigüedad del parque de viviendas y la disminución de ayudas y subvenciones, entre otros factores.
 
Por pobreza energética se entiende la incapacidad de un hogar de satisfacer una cantidad mínima de servicios de la energía para cubrir sus necesidades básicas, como mantener la vivienda en unas condiciones de climatización adecuadas para la salud (18 a 20º C en invierno y 25º C en verano).
 
Y tanto las historias que llegan continuamente a la institución humanitaria como los datos del último Boletín sobre la Vulnerabilidad Social de Cruz Roja avalan el preocupante auge de este fenómeno: así, el 38 por ciento de la población atendida por la entidad vive en hogares en los que no pueden poner la calefacción en invierno.
 
Ahora, con la bajada de las temperaturas, se complica aún más esta situación y su impacto en la salud de las personas, ya que el frío y la humedad permanente en un hogar pueden llevar a serios problemas respiratorios, como asma, bronquitis, etc. Además, estas condiciones constituyen una de las causas del aumento de la mortalidad por enfermedades cardiovasculares y respiratorias entre personas mayores de 60 años durante los meses de invierno.
 
En el actual contexto de crisis socioeconómica, las personas mayores son uno de los colectivos más vulnerables. Y la pobreza energética les afecta especialmente: más del 54 por ciento de ellos no puede mantener su casa en condiciones adecuadas de temperatura durante el invierno. De hecho, un 33 por ciento de las personas mayores atendidas por Cruz Roja no puede poner la calefacción en invierno. Los ingresos no alcanzan. Un 12,7% de estas personas dice que no llega a fin de mes y cerca del 33% ha tenido que ayudar por primera vez en 2013 a hijos y nietos por motivos económicos, porcentajes muy significativos si tenemos en cuenta que más de la mitad de los mayores atendidos por la institución humanitaria vive por debajo del umbral de la pobreza.

En estos momentos, muchas de las personas y familias atendidas por la institución están dejando de cubrir aspectos importantes en materia de alimentación y otras necesidades básicas por la falta de cobertura, lo que supone una merma destacable en sus condiciones de vida y tiene incidencia en su salud.

Más de 100 familias son atendidas semanalmente por Cruz Roja en Córdoba por cuestiones de primera necesidad, a lo que se suman las alrededor de 60 personas sin hogar que reciben el apoyo de la institución cada una de las tres noches en semana que sale la Unidad de Emergencia Social (UES).
 
Para aumentar su capacidad de respuesta a las situaciones de vulnerabilidad social acrecentadas en el contexto de la crisis, Cruz Roja mantiene su campaña 'Ahora + que nunca', dirigida, de manera prioritaria, a familias con todos sus miembros en paro, desempleados de larga duración, jóvenes de baja cualificación en desempleo, personas mayores con responsabilidades familiares, niños y niñas de hogares empobrecidos y personas sin hogar.

.