jueves 02.12.2021

Imposible dormir: Servimán incumple la ordenanza de ruidos

Imposible dormir: Servimán incumple la ordenanza de ruidos
Imposible dormir: Servimán incumple la ordenanza de ruidos
.
El ayuntamiento de Lucena cuenta desde el año 2001 con una "Ordenanza Municipal de Protección del Ambiente contra ruidos y vibraciones" que incumple cada mañana cuando Servimán saca a la calle las maquinas barredoras y las sopladoras.

Con respecto a los trabajos que se realizan en la vía pública, la ordenanza indica que "salvo casos excepcionales", deberán realizarse "en el horario comprendido entre las 7 y las 23 horas en los casos en aquellos casos en que los niveles de emisión de ruido superen los indicados en el anexo para los períodos nocturnos", pese a lo cual la maquinaria de limpieza de Servimán sale a la calle cada día a las seis de la mañana y las baldeadoras trabajan durante toda la madrugada. El hecho resulta aun más paradógico si tenemos en cuenta que, durante el periodo estival, el propio ayuntamiento prohibe a las empresas de construcción hacer ruido antes de las 8 de la mañana.

La ordenanza afirma en sus primeras líneas que sus prescripciones son de obligado cumplimiento dentro del término municipal para "todas las actividades, instalaciones, medios de transporte o máquinas" públicos o privados, "susceptibles de producir ruidos que impliquen molestia para las personas o bienes de cualquier naturaleza".

Así las cosas, puede deducirse del uso de barredoras, baldeadoras y sopladoras en los citados horarios que Servimán está vulnerando de forma sistemática la norma que el propio consistorio se ha dado y ha promulgado para el cumplimiento por todos los ciudadanos. 

Tanto Servimán como la delegación de Medio Ambiente son conocedores de esta situación. Serviman realiza un seguimiento diario de la trayectoria de las maquinas mediante un sistema de GPS que permite conocer la hora y lugar en la que se encuentra cada barredora en cada momento. El anterior concejal responsable de Servimán, José Cantizani, justificó en alguna ocasión esta actuación ante los medios, limitándose a indicar que la maquinaria utilizada "esta homologada" y que la actuación en algunas zonas en horarios que incumplen la normativa se basa en informes de la policía local "para no incidir sobre el tráfico" en horas posteriores.

Por su parte, el actual responsable de este servicio, Miguel Villa, ha señalado en distintas ocasiones que se iba a suprimir el uso de las sopladoras y se limitaría el trabajo de este tipo de maquinaria durante los horarios de descanso de la población, aunque por el momento este tipo de situaciones siguen produciéndose : la ruidosa baldeadora realiza su trabajo en plena madrugada y las sopladoras siguen estando en uso.

Lo cierto es que muchos vecinos ven alterado cada día su derecho al descanso ante debido a la actuación de Servimán, situación que se agrava más aún en la época estival, cuando muchos  ciudadanos duermen con las ventanas abiertas para aliviar el calor.

A ello se suman las críticas de numerosos comerciantes, que se quejan del polvo que levantan las sopladoras al paso por las calles, polvo que en muchas ocasiones entra en los propios establecimientos. Tambien resulta obvio que ese polvo se deposita sobre los vehículos estacionados en la vía pública y sobre las fachadas de las viviendas.

Fruto de todo ello es el importante número de reclamaciones formuladas por los ciudadanos por este motivo ante distintos servicios del consistorio lucentino, como el SIAC, Medio Ambiente o la propia Servimán.

Ya son mucho los ayuntamientos que han optado por restringir el uso de este tipo de maquinaria o reducir su uso a horarios más acordes con el ritmo de vida de los ciudadanos.
.
.