sábado 08.10.2022

El edificio cuyo techo se hundió el sábado no podrá ser ocupado (fotos)

El edificio cuyo techo se hundió el sábado no podrá ser ocupado (fotos)
El edificio cuyo techo se hundió el sábado no podrá ser ocupado (fotos)
.
El edificio de la calle Alhama cuyo techo se hundió parcialmente el pasado sábado probáblemente no volverá a ser habitado. Así lo aconseja el informe de los técnicos de la Gerencia de Urbanismo, que ayer volvieron a visitar el inmueble. En el mismo se concluye que la edificación presenta un importante riesgo de colapso total de su techumbre y graves problemas estructurales que hacen necesario el apuntalamiento de la totalidad de sus plantas, iniciando los trabajos desde la planta baja, por lo que todo el edificio ha sido precintado y se ha prohibido el acceso al mismo.
 
Así lo ha indicado a LucenaHoy el concejal de Urbanismo, Miguel Villa, que destacó que "el edificio es inhabitable tanto desde el punto de vista de la salud como en términos de seguridad". Villa indicó que la edificación, distribuida en tres plantas en las que existen cuatro pisos, presenta un estado "lamentable" en dos de las viviendas, con numerosas humedades, grietas en los muros y escasa estabilidad de los suelos, fruto de la falta de mantenimiento y la antiguedad del mismo.
 
Según Villa, el inmueble tiene hasta cuatro propietarios –en uno de los casos un banco– que en el pasado mes de febrero ya fueron apercibidos por un informe de la Gerencia sobre la urgente necesidad de acometer unas reparaciones que no se han llevado a cabo.
 
Esta situación se ve agravada por el hecho de que uno de los edificios colindantes cuenta con licencia de derribó y será demolido de forma inminente "lo que reduce más aún la estabilidad".
 
El total de personas desalojadas es de ocho, de las cuales tres vivían en la segunda planta cuyos techos se hundieron el sábado, dos en sendos pisos de la primera planta –uno de ellos en pésimo estado de conservación– y otras cuatro en la planta baja, que a priori no presenta problemas pero debe ser desalojada "por seguridad".
 
Todos los vecinos pudieron entrar ayer para sacar sus pertenencias y solo los ocupantes de la segunda planta siguen en un hotel de la ciudad proporcionado por la delegación de Servicios Sociales a la espera de encontrar otro piso.