sábado 21.05.2022

El kiosko de Santiago se trasladará al Coso tras dos años sin uso

El kiosko de Santiago se trasladará al Coso tras dos años sin uso
El kiosko de Santiago se trasladará al Coso tras dos años sin uso
.
El ayuntamiento retirará del barrio de Santiago el quiosko de forja instalado hace dos año, tras los trabajos de remodelación realizados en esta plaza. Tras varias convocatorias públicas fallidas para el arrendamiento del mismo en su actual emplazamiento a las que no concurrieron licitadores, el equipo de gobierno estimó conveniente el traslado del citado quiosko al céntrico paseo del Coso y la convocatoria paralela de un nuevo concurso público para la concesión administrativa del mismo, que el pasado año también quedó desierto.

Sin embargo, en esta ocasión se han presentado ofertas, que ya se encuentran en estudio para su adjudicación.

El contrato tiene por objeto la concesión del uso privativo de este quiosco municipal, que se instalará entre el parque infantil y la salida oeste del paseo, para su explotación mediante la venta de periódicos, revistas, golosinas y similares, con expresa prohibición de venta de bebidas alcohólicas.

El traslado a su nueva ubicación, junto al parque infantil y frente al kiosko-bar La Rosaleda,  será realizado en las próximas semanas, tendrá un coste de unos 3.500 euros, a lo que se sumarán las tareas de adeuación del terreno e instalación de suministro eléctrico y de agua en el lugar elegido para su nuevo emplazamiento en el paseo del Coso, con un importe similar. Es por ello que se ha fijado un canon único de 7.500 euros por el plazo total de la concesión –cifrado en 10 años, prorrogables por otros 5 años–, que deberá ingresar el adjudicatario previamente a la formalización del contrato. Además, el concesionario estará sujeto al pago de la tasa por instalación de quioscos e instalaciones en la vía pública, con un coste mensual aproximado de 53,55 euros.

Es la cuarta ocasión en la que el ayuntamiento procede a la licitación de este quiosco, que en su día fue objeto de controversia política, tanto por el importe del mismo –más de 40.000 euros– como por la tardanza de su instalación.
.

.
.