viernes 28.01.2022

El pantano de Iznájar aumenta el desembalse y devuelve el temor a Jauja

El pantano de Iznájar aumenta el desembalse y devuelve el temor a Jauja
El pantano de Iznájar aumenta el desembalse y devuelve el temor a Jauja
.
Desde ayer la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir ha incrementado en un veinte por ciento la cantidad de agua desembalsada desde el pantano de Iznájar. Frente a los 100 metros cúbicos por segundo que se venían aliviando en los últimos días, desde ayer son ya 121 metros cúbicos segundo los que se están desaguando desde el embalse cordobés, uno de los más grandes de España a través de sus toberas.
 
El incremento del desembalse se ha traducido de forma inmediata en una subida del nivel del cauce del río Genil que ha vuelto a llevar la preocupación a las localidades ribereñas. 
Así, según ha explicado el representante de la alcaldía de Lucena en Jauja, Rafael Gómez, el río ha experimentado un aumento notable de su caudal a su paso por la pedanía lucentina "aunque todavía por debajo de los niveles de hace diez días, cuando estuvo a punto de inundar el edificio municipal de usos múltiples y llegó a situarse a solo 30 centímetros del consultorio médico, que tuvo que ser trasladado.
 
Pese a todo tanto el campo de fútbol como la aceña vuelven a estar bajo el agua, que también sigue afectando a los sotanos de algunas viviendas colindantes con la pista deportiva.
 
Peor aún es la situación en la vecina localidad sevillana de Badolatosa, situada al otro lado del Genil, en la que la nueva crecida del cauce fluvial ha vuelto a inundar la calle Pablo Iglesias, cercana al río, y la primera línea de casas de la misma, apenas una semana después de ser limpiadas tras permanecer diez días inundadas.
 
No obstante la situación actual incluso podría empeorar de mantenerse el régimen de lluvias de los últimos días, ya que el Pantano de Iznájar se encuentra actualmente al 99,03% de su capacidad total, con una reserva de apenas 10 de sus 981 hectómetros cúbicos de capacidad disponibles. Hasta ahora la Confederación ha venido manteniendo la necesidad de conservar al menos 20 hectómetros cúbicos de reserva, ante la previsión de lluvias, para poder mantener un margen de maniobra y control de este cauce público. Por todo ello, tanto los habitantes de Jauja como los de Badolatosa vuelven a mirar al río con preocupación.
.