Martes 22.10.2019

El sindicato CEP exige un tratamiento igualitario para Lucena y Córdoba

El sindicato CEP exige un tratamiento igualitario para Lucena y Córdoba

.

La Confederación Española de Policía realizó este miércoles en Lucena la renovación de sus cargos que los estatutos establecen. Posteriormente, Fernando Ramón Calderón, secretario del sindicato en Andalucía Occidental, Ceuta y Córdoba, presidió una rueda de prensa en la que se denunció un distanciamiento entre las comisarias de Lucena y Córdoba. El representante del colectivo mayoritario en las dependencias lucentinas exigió "los mismos medios" para ambas oficinas y un "acercamiento" entre el municipio y la capital para evitar "desajustes".


En las elecciones de la Confederación Española de Policía referentes a la comisaría de Lucena-Cabra, resultaron elegidos el funcionario del Cuerpo Nacional de Policía, Bernardo Povedano; Luis Sevilla para el Área Jurídica; Rafael Díaz Codes dentro del Grupo Operativo de Respuestas; y Francisco Javier Castro, en el ámbito de la Oficina de Denuncia y Atención al Ciudadano (ODAC).

Fernando Ramón Calderón alertó de un "calendario de protestas innovador" y manifestó la intención de "salir en la prensa" si no se "ceden posturas, analizan decisiones y se dota de medios y material a la Subbética".

La asociación de trabajadores representa en la comisaría de Lucena a 70 de los aproximadamente 130 funcionarios adscritos a la misma. Entre ellos, se incluyen policías pertenecientes a diferente escales: inspectores, policías, oficiales y subinspectores.

En primer lugar, indicó que "hay funcionarios suficientes para llevar la demarcación de Lucena, Cabra, Jauja y Las Navas". No obstante, aseguró que "existe un problema" y solicitó a la jefatura provincial de Córdoba que "haga un acercamiento con la jefatura local de Lucena-Cabra".

"Tenemos problemas, cuando pedimos que se ajuste algún tipo de solución a conflictos internos, la jefatura local de Lucena-Cabra nos da una valoración que las hemos estimado en positivo, pero, cuál es nuestra sorpresa, que la jefatura provincial de Córdoba, la que manda dice lo contrario", aseveró. En conclusión, sostuvo que esta conducta "crea un desajuste que incide en el área operativa que es prioritaria, la judicial".

Del mismo modo, subrayó la existencia de "un problema interno" y de una "fricción interna que no sale a la luz pública". "Tenemos un catálogo, tenemos personal, dos magníficas dependencias, funcionarios, pero también un primer conato de diferencias".

Para el sindicato CEP, "el desajuste afecta al ciudadano porque afecta al funcionario, quien debe trabajar con las garantías suficientes". Como ejemplos más palpables, señaló que en Lucena "falta material, linternas, medios coercitivos para repeler una acción directa con delincuentes que vayan armados, etcétera". En resumen, apuntó que "la Subbética merece que sus policías tenga medios para proteger al ciudadano".

"¿Somos una franquicia de Córdoba"?, se preguntó retóricamente. Calderón declaró que los Grupos Operativos de Respuesta, encargados del fútbol, la feria y las procesiones, por ejemplo, "no tienen ropa adecuada como especialistas en control de masas".
 
 
Asimismo, afirmó que la maneta rota de un coche para policías de paisanos únicamente se arregló cuando "se filtró que el sindicato CEP le hizo una foto para presentarla en los medios". "Esto afectaba a dos señores que podían llegar a sus casas vivos o muertos" añadió.

En la misma línea, afirmó que "la Subbética está en un segundo nivel" y pidió a la jefatura provincial de Córdoba y al subdelegado del Gobierno que se "vuelquen" con la citada zona". "Tienen que montarse en un coche y bajar a Lucena". Finalmente, elogió el prestigio y la formación del inspector-jefe de Lucena, José María Tocornal, y le auguró un futuro próximo como comisario, aunque le pidió que solucione el problema y que solicite ayude, aunque comprendió los niveles de los rangos jerárquicos.
MANUEL GONZÁLEZ