Domingo 20.10.2019

La Iglesia Evangélica reparte 20 toneladas de alimentos a 500 familias

La Iglesia Evangélica reparte 20 toneladas de alimentos a 500 familias
.
La Iglesia Evangélica de Filadelfia, a través de la Asociación Cultural Cristiana de Mujeres "Ester", ha distribuido esta tarde en una nave de la calle Los Velones, unas 1.500 bolsas de alimentos básicos entre familias necesitadas de nuestra ciudad.
 
Según ha explicado a LucenaHoy el pastor y monitor socio-cultural de esta iglesia en Lucena, Joaquín Fernández Cortés, se trata de unos 20.000 kilos de alimentos no perecederos como aceite de oliva, leche conservas de pescado, pasta, azucar, arroz, legumbres o galletas, procedentes del Fondo Estatal de Garantía Agraria (FEGA) y distribuidos a través de Cruz Roja.
 
Los miembros de esta iglesia han realizado en los meses previos una labor de prospección en los distintos barrios lucentinos y han contactado con otras organizaciones para hacer llegar esta convocatoria al mayor número posible de familias lucentinas –contando con un censo de más de 500– que hoy han podido retirar un lote de alimentos por cada miembro de la unidad familiar acreditado mediante documento oficial.
.
pobreza alimentos
 
Voluntarios de esta iglesia, que en Lucena cuenta con unos setenta fieles, han organizado el traslado de los alimentos, su reparto en lotes y posterior distribución. Desde las tres y media de la tarde se han formado grandes colas a las puertas de la nave en la que se ha desarrollado el reparto. El alcalde, Juan Pérez, y el concejal de Servicios Sociales, Carlos Villa, se han acercado durante la tarde a las instalaciones en las que se ha realizado la distribución de los alimentos para conocer el trabajo de este colectivo.
 
Fernández Cortés ha señalado que a esta iniciativa, que se repetirá periódicamente, se sumará en breve el protecto denominado "Banco de Necesidad", que repartirá ropa, calzado y otros útiles domésticos para cualquier familia necesitada.
 
Según Joaquín Fernández, "la iniciativa responde a la obligación de cualquier comunidad religiosa de trabajar por los más desfavorecidos y por todos aquellos a los que la crisis está derivando hacia la pobleza, una población especialmente sensible que aumenta cada día como consecuencia del paro".
 
 
"Trabajamos para toda la ciudad, para todos los ciudadanos, de cualquier religión o etnia, no solo para personas de raza gitana" –señalaba el pastor de la Iglesia Evangélica de Filadelfia– que destacaba que "pese a lo que piensan muchas personas, casi un 40% de los miembros de nuestra iglesia no son gitanos". En Lucena hay al menos cuatro comunidades evangélicas similares.
.