martes 20.10.2020

Los ladrones destrozan una promoción de cien pisos en el Oeste 1 (fotos)

Los ladrones destrozan una promoción de cien pisos en el Oeste 1 (fotos)
.
Entre las múltiples derivadas de la actual crisis del sector inmobiliario local hoy hemos querido fijarnos en los robos en promociones ya terminadas. Grupos organizados encuentran un auténtico filón en estos grupos de viviendas ya terminadas y deshabitadas, arrasando con todo aquello de valor que encuentran en su interior. Desde el material de construcción sobrante a ventanas, puertas, ventanas, griferías, sanitarios, extintores e incluso los pomos de puertas.
 
A ello se suman productos como el cable de cobre o elementos de fontanería, tanto de las zonas comunes como de las propias viviendas, ocasionando importantes daños materiales en lo ya construido y elevando de forma espectácular los gastos de reposición.
 
Es el caso de esta promoción del Plan Parcial Oeste 1, "El Olivar", formada por un centenar de viviendas, los cacos han venido actuando de forma indiscriminada durante los últimos meses, arrasando literalmente con todo lo que estaba a su alcance, como queda de manifiesto en el reportaje gráfico que acompaña a esta noticia, en el que pueden verse claramente los efectos de la actuación de los ladrones y los millonarios destrozos ocasionados en pisos y zonas comunes.
 
La promoción –fácilmente accesible ya que varias de sus puertas e incluso el acceso a los aparcamientos permanecen abiertos– es propiedad de Rofisur, una de las muchas empresas constructoras surgidas en los años de bonanza y boom immobiliario desde el sector bancario, y que hoy, en plena crisis, se ven totalmente imposibilitadas para vender sus pisos, tanto por la falta de demanda como por las propias dificultades que el sector financiero que las promovió impuso a la obtención de financiación.
 
Los robos se inciaron con el saqueo de los bajos comerciales, en los que se guardaba numeroso material de construcción, y siguieron con el desmantelamiento de transformadores y calefacción y la entrada en numerosas viviendas y la sustracción de distintos elementos, como griferías, porteros automáticos o ventanas.
 
La falta de vigilancia ha facilitado la actuación indiscriminada de los cacos, a pesar de que la policía local ha llevado a cabo la detención de algunas personas relacionadas con robos en la zona. Según ha podido saber LucenaHoy, el destino de lo robado suelen ser chatarrerías, donde cobre, plomo y hierro se venden al peso por precios irrisorios en comparación con lo que costará la reposición de los mismos, pero también muchas veces estos materiales de construcción, puertas, sanitarios o griferías encuentran compradores entre empresas de construcción.
.
.