Jueves 12.12.2019

Más vigilancia en zonas residenciales para frenar la ola de robos

Más vigilancia en zonas residenciales para frenar la ola de robos
.
La concejal de Seguridad Ciudadana del ayuntamiento de Lucena, Mar Morales, ha hecho un llamamiento a la tranquilidad a los vecinos de las zonas de segunda residencia de Lucena que en las últimas semanas están sufriendo robos en sus domicilios. Morales ha indicado a LucenaHoy que en las dos últimas semanas se han perpetrado en la zona de Campo de Aras hasta cuatro intentos de robo en otras tantas casas de campo.

El modus operandi es siempre el mismo, lo que hace pensar que se trata de un mismo autor o autores. Los cacos penetran en las viviendas forzando alguna entrada y aprovechando la ausencia de sus propietarios. Se da la circunstancia de que, en algunos casos, las casas asaltadas están habitadas durante todo el año y el autor o autores de estos hechos han aprovechado una salida puntual de sus propietarios para penetrar en su interior, lo que –según explicó Morales– deja claro que se trata de acciones bien estudiadas y que las casas no se han escogido al azar.

La edil lucentina explicó que "entre los vecinos se considera que los autores de estos intentos de robo, que se saldan en la mayoría de los casos con un escaso botín, son perfectos conocedores de la zona". Mar Morales indicó que por parte de la policía local se ha incrementado la vigilancia en todas las zonas de segunda residencia y se está actuando de forma coordinada con el Cuerpo Nacional de Policía, que lleva los atestados y la investigación sobre estos robos, que en los últimos días también han afectado a algunas viviendas del casco urbano lucentino.

Por otra parte, la edil lucentina ha desmentido categóricamente que la policía local tenga constancia de ocupaciones de viviendas no utilizadas en nuestra ciudad. Según Morales el único caso detectado se refiere a una nave municipal, que estaba siendo utilizada por un vecino para meter su vehículo sin autorización, situación que ya ha sido denunciada y corregida.
.
.