Jueves 21.11.2019

ROBOS EN EL OLIVAR LUCENTINO

Las patrullas de vigilancia rural recuperan casi 3.000 kilos de aceituna en distintas operaciones durante las últimas horas

En lo que va de campaña, estas patrullas de vigilancia privada, que actuar de forma coordinada con la Guardia Civil y los grupos ROCA, han logrado recuperar más de 13.000 kilos de producto robado

Una de las últimas aprehensiones de aceituna robada llevada a cabo por las patrullas de vigilancia rural
Una de las últimas aprehensiones de aceituna robada llevada a cabo por las patrullas de vigilancia rural
Las patrullas de vigilancia rural recuperan casi 3.000 kilos de aceituna en distintas operaciones durante las últimas horas

En torno a 3.000 kilos de aceituna robada han logrado recuperar en las últimas horas las patrullas de vigilancia rural privada contratadas por las cooperativas lucentinas y algunas empresas de la zona para la actual campaña.

En la primera de las actuaciones, desarrollada en torno a las tres de la madrugada del viernes al sábado pasados, una de las patrullas detectó movimientos anormales en  una finca de olivar cercana a la antigua carretera nacional 331, cerca del límite con Monturque. Tras dar parte a la Guardia Civil de esta localidad cordobesa fueron detenidas dos personas e interceptado el vehículo en el que portaban casi 2.000 kilos de aceituna en distintos sacos, así como distintos aperos. La aceituna quedó depositada en una cooperativa de Monturque para ser entregada a su legítimo propietario.

En la tarde de ayer fueron interceptados otros dos vehículos con más de 650 kilos de aceituna en su interior cuya procedencia no pudo ser justificada por los conductores.

En lo que va de campaña, estas patrullas de vigilancia privada, que actuar de forma coordinada con la Guardia Civil y los grupos ROCA, han logrado recuperar más de 13.000 kilos de producto robado. Antonio Cañete, presidente de la Cooperativa Olivarera Virgen de Araceli, señalaba ayer a LucenaHoy que "el efecto de la guardería del olivar está siendo muy positivo, y, aunque hay robos, la percepción general es que están siendo muy inferiores a anteriores campañas en número y cantidad de aceituna sustraída, pese a que este año hay una mayor cosecha que el pasado".

En estas últimas noches de luna llena, más propicias para los robos, se han multiplicado la vigilancia, que desarrollan junto a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, los guardas rurales de la empresa Vigiluc, contratados a tal efecto por los industriales lucentinos del sector, contando con la colaboración del consistorio, que aporta 12.000 euros a un dispositivo que tiene un coste en torno a los 50.000 euros.

Comentarios