Lunes 14.10.2019

Un grupo de empresarios lucentinos dona una furgoneta al Comedor Social "Virgen de Araceli"

 

El Comedor Social "Virgen de Araceli" dispone desde este viernes de una furgoneta para realizar los habituales transportes de alimentos
Un grupo de empresarios lucentinos dona una furgoneta al Comedor Social "Virgen de Araceli"
El Comedor Social "Virgen de Araceli" dispone desde este viernes de una furgoneta para realizar los habituales transportes de alimentos. Un grupo de empresarios lucentinos, liderados por Alfonso Martínez, gerente de Iveco, ha donado un vehículo al citado servicio de las Cáritas Parroquiales de Lucena. El acto de entrega se desarrolló a las puertas de la antigua residencia Virgen del Valle.

Juan Jiménez, en representación de los promotores de la iniciativa, destacó "la labor tan importante que se está realizando desde el comedor social" y alabó el empeño de las Hermanas Salesianas del Sagrado Corazón de Jesús.

Actualmente, alrededor de 80 personas son amparadas en este proyecto auspiciado por el Obispado de Córdoba y en el que colaboran las cinco delegaciones de Cáritas en Lucena. En concreto, el comedor está adscrito a la parroquia de la Sagrada Familia y gestionado por las tres hermanas salesianas.

Las propias religiosas demandaron el furgón puesto que, hasta el momento, los voluntarios que contribuyen a la actividad del centro debían prestar sus coches para recoger los diversos productos.

Cada uno de los colaboradores ha participado con una aportación distinta, como "pintarla, proporcionar las gomas, la mano de obra, los rótulos, etcétera". Asimismo, indicó que la furgoneta se ha restaurado completamente. "En principio se solicitaba un vehículo que fuera barato y, finalmente, se ha podido conseguir gratuitamente", añadió.

Por su parte, José Félix García Jurado, párroco de la Sagrada Familia, manifestó que, hace un año, cuando se abrió el comedor social, "quien nos iba a decir a nosotros que íbamos a contar con un furgón de estas características". "Gracias en nombre de la Iglesia y de las parroquias de Lucena y de sus Cáritas; seguiremos ayudando en nombre de Cristo que es la labor que tenemos en las Cáritas.

Catalina Bogarín, hermana salesiana, mostró su gratitud a los impulsores de la donación. "Realmente fue una lucha en este período ir buscando vehículos para traer los productos y, a veces, no teníamos ninguno los fines de semana o ante cualquier imprevisto", relató. Por último, apuntó que "se llena un vacío" y subrayó su agradecimiento "a Lucena y a los voluntarios, soporte fundamental en el comedor" ya que necesitan "gente generosa día a día".

Francisco de Asís Roldán, párroco de Santiago Apóstol, bendijo el automóvil. Desde el Comedor Social "Virgen de Araceli" se continúa solicitando dinero en efectivo y alimentos para sustentar una acción que suministra, diariamente, el almuerzo y la cena a ciudadanos necesitados.
MANUEL GONZÁLEZ

 

Comentarios