Martes 17.09.2019

Una mujer denuncia la sustracción de unos 7.000€ y joyas tras ser drogada en un extraño robo

Una mujer denuncia la sustracción de unos 7.000€ y joyas tras ser drogada en un extraño robo
El cuerpo Nacional de Policía investiga las circunstancias que rodean un extraño robo del que fue víctima una mujer de unos 70 años de edad en la mañana de ayer.
 
Según el relato que familiares de la víctima han hecho circular a través de las redes sociales, la señora fue abordada ayer en la calle Navas por un hombre, bien vestido, que la interrogó sobre la ubicación de una calle, respondiendo la anciana que desconocía donde estaba.
 
Posteriormente se habría sumado a ellos una mujer, con acento catalán, integrándose en la conversación. Según el relato de la víctima, la mujer "no paraba de mover un pañuelo", que supuestamente contendría algún tipo de sustancia estupefaciente y que la habría llevado a "perder la voluntad de decidir".
 
A continuación la víctima y estas dos personas se habrían subido a un vehículo, conducido por un tercer hombre, con la excusa de ir a buscar la calle, y se habrían dirigido a la calle La Aurora, donde reside la mujer, con el mandato de subir a su vivienda y recoger cualquier objeto de valor del que dispusiese –casi 4.000 euros en efectivo, joyas aún pendientes de valorar y cartillas de banco–, que habría entregado a sus acompañantes. 
 
Mas tarde les habría acompañado a la sucursal de Cajamar situada junto al recinto ferial, con la orden de sacar todo el dinero que tenía en el banco. Según ha podido saber LucenaHoy, en la sucursal solicitó unos 10.000 euros, aunque solo le fue facilitada la cantidad de 3.000 euros tras hablar incluso con el director de la entidad, tras pedir a las personas que se encontraban en la cola que la dejasen pasar delante por tener mucha prisa.
 
Finalmente, de nuevo en el coche, los ladrones habrían pedido a la mujer que bajase del vehículo para comprar un bocadillo en el bar Avenida para uno de ellos. Al salir del bar el vehículo se había dado a la fuga. La víctima paró a una unidad de la Guardia Civil que pasaba por allí, a la que explicó lo sucedido.
 
La mujer asegura que recuerda perfectamente todo lo sucedido y que entregó a sus supuestos captores casi 7.000 euros en efectivo y numerosas joyas, pero "alguien" estaba decidiendo por ella y solo podía "obedecer" las órdenes que le iban dando, lo que atribuye a alguna droga, si bien las pruebas médicas practicadas no han podido detectar níngun tipo de sustancia estupefaciente en su organismo.
 
Según ha podido saber este periódico, todo el relato facilitado por familiares de la víctima por las redes sociales ha podido ser ratificado por la polícia nacional, que incluso ha interrogado a personal de la sucursal bancaria o el bar donde ocurrieron los hechos. No obstante, algunas fuentes han manifestado que tanto el número de personas participantes en los hechos como el modus operandi plantea numerosas coincidencias con un caso de timo, por lo que la investigación sigue abierta.
 
El hecho ha tenido una mayor relavancia por la rapidez con la que se han extendido por las redes sociales distintas versiones de los hechos, poniendo sobre aviso a la población.
 

Comentarios