miércoles 22.09.2021

Vecinos de la calle Montilla denuncian el ruido de Servimán

Vecinos de la calle Montilla denuncian el ruido de Servimán
Vecinos de la calle Montilla denuncian el ruido de Servimán

.

La comunidad de vecinos de los números 46 y 48 de la calle Montilla de Lucena -cercana al IES Juan de Aréjula- soporta una situación de desesperación e indefensión a raíz del ruido que diversas máquinas de la empresa municipal Servimán producen a horas intempestivas y que están afectando al descanso cotidiano y a la tranquilidad de estas personas.
Este colectivo manifestó a Lucenahoy que desde las seis y cuarto de la mañana una máquina limpiadora de Servimán realiza habitualmente labores de limpieza en la citada calle lo que impide que puedan continuar descansando a partir de ese momento. Esta situación se agrava en el período estival puesto que es frecuente que las ventanas de los hogares permanezcan abiertas.

Estos habitantes de Lucena denuncian que este organismo municipal está incumpliendo la Ordenanza Municipal de protección del ambiente contra ruidos y vibraciones que el Ayuntamiento emitió en el año dos mil uno y que, en uno de sus puntos, prohíbe que se efectúen trabajos en la vía pública desde las once de la noche hasta las siete de la mañana si el ruido emitido es superior al permitido.

Este reglamento indica en sus primeras líneas que sus prescripciones son de obligado cumplimiento dentro del término municipal para "todas las actividades, instalaciones, medios de transporte o máquinas públicos o privados, susceptibles de producir ruidos que impliquen molestia para las personas o bienes de cualquier naturaleza".

Además, la comunidad de vecinos de estos dos bloques de pisos de la calle Montilla acusan tanto al Ayuntamiento como a Servimán de hacer caso omiso a sus requerimientos por escrito –según estos ciudadanos nunca les han contestado- y que, en algunos casos, se ha intentado efectuar una denuncia pero no se ha cursado la misma.

Estas personas revelan que a partir de las seis y cuarto de la mañana dormir se convierte en una utopía y aseguran que el ruido de las barredoras, baldeadoras y sopladoras supera los límites legales. La comunidad subraya la pasividad de los dirigentes de una empresa pública y su impotencia al comprobar que no se ha intentado resolver este problema ni cambiar el horario de los trabajos a otro tramo del día.

Manuel González García
Twitter: m_gonzalezgcia
.
a orocash faldon

.