Jueves 21.11.2019

Ni genios, ni figuras, ni decentes (II)

Captura de pantalla 2016-11-09 a las 20.22.59
Captura de pantalla 2016-11-09 a las 20.22.59
Ni genios, ni figuras, ni decentes (II)

Recordemos la definición de la palabra indecente: "se aplica a persona que se comporta de una manera contraria a la justicia, a la verdad y al honor".  Por tanto, ¿son decentes los siguientes personajes que ocuparon la presidencia en sus respectivos estados? Veamos sus grandiosos C.V.

G. W BUSH.- Presidente de los Estados Unidos (2001-2009)

Desnudo vino al mundo este niño, nieto del senador Prescott Bush e hijo del presidente Bush. De joven cursó estudios en Yale y Harvard con una nota media de 7,5 nada brillante. De inmediato comenzó a trabajar en la industria petrolera, llegó a gobernador de Texas y, años después, alcanzó la presidencia de Estados Unidos en unas truculentas elecciones contra su oponente Al Gore.

Tras los atentados terroristas del 11-S del 2001 contra las Torres Gemelas, en las que murieron casi 3.000 americanos, Bush decide invadir Irak, con el pretexto de que poseían armas de destrucción masiva, siendo apoyado por Reino Unido y España.

Años después, observadores internacionales independientes han demostrado que en Irak ni existieron armas de destrucción masiva ni se ha instaurado la democracia, sino que se han originado más de 1.200.000 víctimas y ha quedado un país desolado para varios siglos.


JOSÉ MARÍA AZNAR.- Presidente del gobierno español (1996-2004)

Tampoco tuvo una infancia desvalida, pues tanto su abuelo como su padre ocuparon cargos directivos en política y periodismo. El se licenció en Derecho, pero prefirió ser funcionario como inspector fiscal. Luego se pasó a la política y, desde Alianza Popular llegó a presidente de Castilla y León.

Años después, desde el PP, ganó las elecciones generales (1996) y alcanzó la presidencia del gobierno pactando con los nacionalistas catalanes -cuya lengua hablaba en la intimidad- y vascos. Incluso llegó a decir que Eta era un "movimiento vasco de liberación".

En el año 2003, crecido con su mayoría parlamentaria absoluta y desoyendo el clamor del pueblo español contra la guerra, decidió respaldar la invasión de Irak propuesta por G.Bush  asegurando a toda España que Irak tenía armas de destrucción masiva. Como consecuencia de tal decisión, el yijadismo respondió con el atentado terrorista del 11-M en 2004 que ocasionó 191 muertos y más de 1.500 heridos.

Sin embargo, Aznar para muchos, acumula grandes méritos pues se le concedió la medalla del congreso de los EE.UU y ha sido nombrado doctor honoris causa por 15 universidades, entre ellas la de Bagdad. Qué sarcasmo.

Es el único, de los tres de las Azores, que no ha pedido perdón por aquella guerra de Irak y la revista Foreing Policy lo ha incluído entre los 5 peores ex-jefes de gobierno del  mundo.



TONY BLAIR.- Fue primer ministro británico (1997-2007)

Su padre fue abogado presidente del Tribunal Industrial del Condado de Durham, pero él estudió en Oxford, se especializó en Derecho Sindical y se unió a un despacho de abogados, de donde se pasó a la política para después  convertirse en líder del partido laboralista y, años más tarde, en Primer Ministro tras ganar las elecciones con mayoría absoluta.

Se inclinó por su discutido socialismo llamado de la Tercera Vía, con el que flexibilizó el mercado de trabajo, recortó algunas prestaciones públicas y el paro bajó hasta el 4% en en Reino Unido. Pero su mayor mérito fue su mediación en el proceso de paz en Irlanda del Norte que puso fin al conflicto armado del IRA.

Su gran popularidad se hundió al aliarse con G.Bush para invadir Irak, cuya consecuencia fue la respuesta de Al-Kaeda con unos atentados en Londres que ocasionaron 52 muertos y más de 700 heridos, por lo que Blair tuvo que dimitir en 2007.

Tras dejar su cargo y su etapa política, Blair se empleó como asesor de regímenes totalitarios y a intermediar con empresas petroleras, lucrándose sin pudor ante las aireadas críticas de la sociedad y la prensa británica.

Finalmente,al hacerse público el informe Chilcot dictaminando que la guerra contra Irak se basó en una gran mentira, Blair ha pedido perdón. Eso es todo.

Más artículos de Alfonso Jiménez en su blog "La Carpintería": http://alfonjimenez.blogspot.com.es