Domingo 17.11.2019

No votarás corrupción

No votarás corrupción

Llevo quince días fuera de mi domicilio por motivos familiares y también de salud. Los pólenes del olivo que tanto afectan a mi mujer nos hacen salir de casa para refugiarnos en una zona próxima al mar, casi siempre la costa malagueña, pero este año hemos optado por las Baleares

Deambulando por las calles isleñas se ve lo mismo que en cualquier zona peninsular: en estas fechas todo son anuncios, fotos y reclamos de los partidos políticos pidiendo el voto para los suyos.  Y me resultan chocantes algunos de los anuncios que he observado en una zona de turismo barato. Veamos:

TOCA VOLVER.- Es un anuncio del PP y no me explico su falta de concreción. Piden su voto con un "Toca volver". Volver a qué: ¿al franquismo, a la transición, a la mano guerrera de Aznar, a las mordidas de Jaume Matas? No entiendo qué profesionales han elaborado ese anuncio/disparate que supongo nadie habrá hecho gratis.

SIEMPRE HACIA DELANTE.- Este es el lema del Psoe y lo veo mal redactado, pues falta una A. Ir o mirar "delante" parece indicar que algún obstáculo de enfrente puede causar peligro y hacer caer por falta de reflejos. Ir o mirar hacia "Adelante" habría resultado mejor, pues es como una invitación a avanzar si se está en el camino correcto. 

LA IZQUIERDA ATREVIDA.- Es un anuncio de Unidas Podemos. Tampoco lo veo acertado.  El término "atrevida" es un adjetivo que lleva la connotación de hacer algo arriesgado o temerario, es decir, que puede no salir bien. Tendrían que haber buscado un calificativo que aporte más seguridad.

No he podido ver más anuncios de otros partidos y aunque durante varios días iba yo ojeando la cartelería política colgada en las farolas en todas observaba algún fallo a corregir, pero he aquí que de pronto descubro algo que me llamó la atención. En una especie de gran cartelón algún graffitero había improvisado una obra de arte: era el dibujo de unas tablas de la Ley con un lema irrefutable:

NO VOTARÁS CORRUPCIÓN

El graffiti parecía estar pintado quizás de madrugada, pero con trazos muy claros y tenía tanto tirón que no pocas personas se paraban a admirarlo. Yo llevaba cierta prisa y como no tengo Ipad sino un móvil antediluviano no le pude echar la foto que merecía. Al día siguiente pasé por el mismo lugar para volver a contemplarlo y alguna mano malvada había destrozado con saña aquella obra de arte. Debió ser alguien que por propia iniciativa o por encargo de otros decidió arrasar tan hermosa llamada a la decencia.

Y a veces me pregunto: ¿Qué clase de personas llegan a rechazar un lema que podría ser la significación actual más amplia y expresa del séptimo mandamiento, el de NO ROBARÁS?  Porque no solo se roba mangando, sino que también se puede cometer un robo indirecto votando a los corruptos, que es en lo que viene insistiendo hasta el papa Francisco.

Si, tantos siglos después, Yahvé ahora decidiera actualizar las tablas de la Ley, quizás ya no tendría que retener a Moisés cuarenta días en el Sinaí. Posiblemente recurriría al lúcido graffitero balear que en media hora iba le iba a dar al decálogo un retoque precioso.