domingo 17.10.2021

"Conmemoraciones"

"Conmemoraciones"
"Conmemoraciones"
.
El día 19 de agosto de cada año se celebra el Día Mundial de la Asistencia  Humanitaria. Este mismo día del año 2003 se produjo un atentado en la Sede de la ONU en Bagdad (Irak). Por este motivo La Asamblea  General  de  las  Naciones  Unidas  acordó conmemorar el 19 de agosto el  aniversario de  dicha tragedia, en la que murieron 22 personas, entre ellos  Sergio Vieira de Mello, Representante Especial del Secretario General  Kofi Annan para  Irak, Alto comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.
 
Ni este suceso, ni otros muchos deben caer en el olvido para que no se repitan, pero yo me pregunto: ¿Qué ha cambiado en el mundo desde entonces? ¿Qué fecha le pondremos para conmemorar las barbaries que se están cometiendo ante nuestras narices en Siria? ¿Vamos hacia delante de verdad?
 
Bueno, olvidaba que ya hemos llegado a Marte ¡perdón! (y no estoy contra el progreso, que conste). Pero mientras sigan muriendo niños de hambre y enfermedades fácilmente curables, la palabra PROGRESO me resulta ofensiva.
 
Los trabajadores humanitarios hacen cuanto pueden, pero sabido es que sufren –además de las penurias a las que se enfrentan– muchas trabas políticas y falta de financiación. Son objetivo de bandas de asesinos. Desde 2011 más 100  han sido asesinados.
 
¿De qué avances humanitarios podemos hablar?
 
Y suscribo este titular: La masacre de 34 mineros en Sudáfrica  reaviva el fantasma del “apartheid”.  El antiguo régimen de segregación racial no está muerto, sigue latiendo.
 
Es mentira que no somos racistas. Es mentira que pedimos igualdad y mejoras salariales para todos. Ni allí ni aquí.
 
Esos pobres mineros (3.000) no tienen derecho a reclamar mejoras salariales, y si se revelan les pegan un tiro, cual caza de conejos. Y lo peor de todo es que, en nuestras retinas, estos horrores se nos hacen casi normales. Cada vez estamos más inmunizados ante las tragedias humanas. Pienso que no nos duelen nuestros semejantes y si nos duelen no podemos hacer mucho porque no tenemos poder.
 
Yo hoy utilizo el único e insignificante que tengo, que es el de la palabra escrita pero ¿y qué? ¿A dónde va a llegar este artículo? Como dijo Jesús Quintero: “Esto es una meada en las cataratas del Niágara”. Pero necesito decirlo, estoy  preocupada, indignada, aterrada porque el ser humano se está animalizando. La ambición, el poder, el egoísmo, el odio…envenena el alma de demasiada gente.
 
Al poderoso no le duele el necesitado. No le duele. Olvida que después de la partida el rey y el peón van a la misma caja. Olvida que esas ampollas que hoy sufren los jornaleros a causa de las caminatas reivindicando derechos ya logrados hace treinta años gracias a la lucha de nuestros mayores, de los sectores mas desfavorecidos, esas ampollas pueden padecerlas los poderosos algún día, si no en los pies en las conciencias (si es que tienen, claro).
 
Como bien dice mi amigo Machaco en su libro "Los jornaleros son los primeros en producir y los últimos en recibir”. Amigo Juan Miguel (Machaco), espero  que no tengamos que volver a vivir lo que usted relata en su magnífico libro.
 
Me preocupa ver que me hago mayor, que mi vida avanza y caminamos patrás. Sí, me preocupan muchas cosas. Creo que al mundo se le ha perdido la brújula y estamos desorientaos.
 
Sí, eso va a ser. Por eso nos hemos ido pa Marte… ¿y ahora? ¿Mercurio, Venus, Júpiter…?
 
Pues yo me quedo en Tierra.
.
 
.
.